UCCL propone la implantación de un seguro agrario que cubra la sequía en regadío

UCCL propone la implantación de un seguro agrario que cubra la sequía en regadío

La Unión de Campesinos de Castilla y León ha advertido este lunes que el sistema de seguros agrarios establecido en España no contempla para el regadío ninguno que cubra el descenso de rendimientos por sequía.  Además recuerdan que las medidas que, desde el Ministerio de Agricultura, pretendían ponerse en marcha para hacer frente a esta campaña de sequía, contemplan una moratoria en las cotizaciones a la Seguridad Social y reducción de cánones y tarifas de riego.

El pasado día 21 el Boletín Oficial del Estado publicó la moratoria de cuotas que establece que las solicitudes deberán ir acompañadas de la documentación acreditativa de los efectos sufridos o de la pérdida de actividad derivada de la sequía, expedida por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente o, en su caso, por la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), en la que conste la condición de beneficiario de las indemnizaciones otorgadas en relación con los daños causados por la sequía.

“Pues bien, esta certificación de Enesa, en el caso de los regadíos no podrá emitirse porque no existe seguro de sequía. A fecha de hoy, tras una reiterada petición de información, seguimos sin saber cómo acreditar las pérdidas”, lamentan.

Además, la organización muestra su disconformidad con la actuación de las administraciones. “La tan traída y llevada frase del Ministerio y de la Consejería acerca de que ‘lo que es asegurable no es indemnizable’ hace aguas en el caso de los regadíos, pues si éstos no pueden asegurarse frente a la sequía, a lo mejor es que a criterio del Ministerio y de la Consejería son indemnizables las pérdidas per se y no deben vincularse a la existencia de seguro, postura defendida por nuestra organización”, insisten.

Por ellos, consideran que es hora de establecer, al menos como prueba piloto, un seguro de sequía en regadío, para dar cobertura a las casi 450.000 hectáreas que, en Castilla y León, están desamparadas, según UCCL. “Proponemos para ello la constitución inmediata de un grupo de trabajo que estudie la posibilidad del establecimiento de esta la cobertura de sequía en regadío”, consideran.

Comentarios