El 'portero' que agredió a un joven en un pub de Ciudad Rodrigo confiesa y pide perdón

El 'portero' que agredió a un joven en un pub de Ciudad Rodrigo confiesa y pide perdón

Este jueves se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca un juicio por unos hechos acontecidos en un pub de Ciudad Rodrigo que se remontan al 12 de abril de 2015. A las cinco de la madrugada, un joven fue agredido por un hombre que ejercía las labores de portero del pub, el joven sufrió lesiones graves tras la agresión, concretamente fractura del peñasco y un traumatismo craneoencefálico. El perjudicado ha declarado en el juicio que a día de hoy, todavía sufre pérdidas auditivas. 

La agresión se produjo tras un supuesto empujón del acusado por el que el perjudicado pidió explicaciones y se inició una discusión entre ellos. Tras la discusión, el perjudicado recibió un "bofetón" del agresor que le hizo perder el conocimiento. El agresor ha confesado los hechos en el juicio, se ha declarado culpable y ha pedido disculpas al perjudicado. "Fue mala suerte, no quería hacerle daño", asegura el acusado. Por ello, la acusación particular y el Ministerio Fiscal han reducido la pena de dos años de prisión a seis meses con el pago de una multa diaria de tres euros. 

El perjudicado en el proceso, después de sufrir la agresión tuvo que recibir tratamientos médicos en el Hospital Clínico de Salamanca, donde comenzó su recuperación. Todo se complicó por un coágulo de sangre que retrasó la recuperación y el perjudicado, que trabaja y vive en Bilbao, tuvo que pagar de su bolsillo los desplazamientos a Salamanca. Por eso, la acusación particular pide responsabilidades al local y aseguradora para que les reembolsen la cantidad que asciende a más de 9.000 euros. 

La acusación pedía en origen tres años de prisión para el acusado, pero finalmente la pena se ha reducido por la declaración del acusado J.G.C. También estaban acusados tanto el pub de Ciudad Rodrigo como su aseguradora como responsable civil de los hechos. Ni los responsables del local ni la aseguradora piensan pagar las costas de los traslados del perjudicado durante su tratamiento aferrándose a que las agresiones no fueron en el local sino en la vía pública y en que el acusado no pertenecía a la plantilla del pub. 

Tanto el administrador del local, como su encargada han negado que el acusado estuviera trabajando la noche de los hechos en su local ya que había sido despedido previamente. Sin embargo, tanto el acusado como un portero que trabajaba allí aquella noche, manifiestan que estaba contratado como apoyo de los porteros. Las pruebas que se han aportado ha sido una nómina de 60 euros (sueldo de una noche según el acusado). El Ministerio Fiscal y la acusación han considerado sospechoso que el acusado hubiera sido despedido el mismo día de la agresión y que tras estos hechos fuera contratado de nuevo. 

Comentarios
Lo más