Concluye el Atrio de los Gentiles en la UPSA

Concluye el Atrio de los Gentiles en la UPSA

En la mañana de hoy concluyó el ‘Atrio de los Gentiles, una iniciativa para el encuentro y diálogo sobre la cultura contemporánea promovida por el Consejo Pontificio de la Cultura, en colaboración con el Foro Ecuménico y Social, Civicomm y las Universidades Rey Juan Carlos y Pontificia de Comillas.

La sesión comenzó con las palabras del vicerrector de Investigación y Títulos, Pedro Sangro Colón, quien ha destacado la gran satisfacción de poder acoger el Atrio de los Gentiles "se trata de un ámbito de encuentro y diálogo fundamental. Un espacio para el debate abierto a pensadores que se plantean preguntas y se esfuerzan en encontrar las respuestas". El vicerrector deseó "que este encuentro nos ayude a reflexionar el modelo de sociedad que vivimos desde la perspectiva de las relaciones que se establece entre la ética y el dinero, cuál es la reponsabilidad que debería asumir la empresa, el sistema político o la sociedad y cuál es la misión de la Universidad en lo que tiene que ver con la ética y los valores, preguntas fundamentales en nuestra institución".

El presidente del Foro Ecuménico y Social, Francesco Ballarini, recordó las palabras del Papa Benedicto "un mundo será justo, si hay hombre justos" y se refirió al concepto de la 'resistencia ética' "que nos compromete a todos y tenemos que ser humildes y no juzgar". El presidente habló del fenómeno de inequidad global al que también se refirió el Papa Francisco "una de las causas de esta situación se encuentra en la relación con el dinero y su dominio sobre nosotros y nuestras sociedades". Para el presidente "la crisis ética tiene una crisis antropológica, y el gran desafío de hoy es conjugar los derechos individuales con el bien común".

Posteriormente, el organizador del Atrio de los Gentiles en España, Juan José Almagro, expresó "tengo la convicción de que estoy dejando un mundo mucho peor que el que recibí y mi obligación, tratar de convencer para que los más jóvenes puedan vencer la batalla, a través del concepto 'revolucion ética', basada en la aplicación de principios y valores que nos sirvan aquí y ahora, junto con otros como la igualdad y la democracia, para hacer un mundo mejor".

Por su parte, el profesor de Comunicación Corporativa, Ángel Losada, se ha referido a la importancia del Atrio de los Gentiles y del Foro Ecuménico y Social porque "permiten tener una visión internacional y actual de la realidad del mundo de las empresas y los retos de la construcción de una sociedad mejor". Para el profesor las personas que tomarán decisiones relevantes en el mundo empresarial y conseguirán una sociedad abierta son los alumnos actuales "es muy importante trabajar para que esta generación tenga los conocimientos y la oportunidad para cambiar la realidad que no nos gusta".

Posteriormente, se ha celebrado una mesa redonda, moderada por el catedrático de la UCM, Juan Benavides, en la que intervinieron el presidente de la Fundación 'Centesimus Annus', Domingo Sugranyes; el director de la Cátedra Iberoamericana de Dirección de Empresas, José Ignacio Galán, y el director de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia, Longinos Marín.

El presidente de la Fundación 'Centesimus Annus', se referió a la "enemistad entre ética y dinero" y planteó el concepto de 'inoperancia ética' donde "en las organizaciones complejas, democráticas, robotizadas se diluye la responsabilidad ética (...) La formación ética requiere de un camino más largo, porque la moral o la ética siempre son consecuencia de una orientación profunda de las personas", indicó. Tendemos a pensar en que todo es química del cerebro, pero es un materialismo falso que ignora la relación entre sujetos de una realidad intangible, pero real". El presidente explicó también aspectos muy concretos en los que se está trabajando en su Fundación respecto a la 'reforma financiera' a partir de personas éticas, tipo de incentivos, etc. "porque la recomposición entre la ética y el dinero es un trabajo sin acabar, se trata de ampliar los criterios de la responsabilidad social empresarial de hacer un profundo cambio en la formación de las personas", concluyó.

El director de la cátedra RSC de la Universidad de Murcia se refirió a la empresa socialmente responsable dedicada a "generar impactos positivos en la relación que mantiene con sus grupos de interés y atender a sus demandas, partiendo de un diálogo (...) Pero casi siempre las decisiones no son neutras, benefician y perjudican a alguien y cuando hay abusos de poder siempre se beneficia". Para el director, una de las claves más importante es que "la adiministración pública tiene que dar ejemplo y tiene que ser capaz de medir si es o no responsable y cómo va evolucionando en ese sentido", afirmó. Galán se ha referido al proceso de construcción de conocimiento en el que "las teorías que se están impartiendo en todo el mundo contemplan 'in extremis' estos comportamientos de racionalidad limitada o asimetrías (...) Un comportamiento ético a nivel individual, de un agente, tiene repercusiones a nivel de grupo, organizativo y social". Para el responsable, "en un nivel agregado, organizativo es donde hay que recuperar al ser humano, el factor antropológico, y la RSC es ese antídoto a la codicia humana". Para el experto "en el corto plazo se pueden observar comportamientos no éticos en las empresas, pero toda organización que quiera sobrevivir son las que tienen un comportamiento ético en su código". Galán se refirió también al contexto social actual "el sistema está agotado y se necesita un nuevo orden económico y social, pero no se llevará a cabo hasta que se produzca la catarsis y el sistema colapse y la RSC es el paradigma de la recuperación de los sentimientos éticos en relación con la ciencia económica". Galán planteó también la necesidad cambiar los planes de estudio, de grados y posgrados que promuevan "el cambio del tipo de directivos, de las relaciones económicas y de cómo se concibe la sociedad".

El vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria, Jacinto Núñez Regodón, ha pronunciado la conferencia de Clausura sobre 'Economía, ética y religión en el cristianismo primitivo' entendido desde el unidad básica y sustancial en torno a la doctrina, el sistema simbólico ritual y la praxis moral, del año 30 al año 90 d.C.

El vicerrector se ha referido a tres etapas: los primeros años del Ministerio de Jesús; la etapa de la 'Iglesia apostólica', donde se consolidan las tradiciones de Jesús y la expansión de su mensaje; y la fase de la 'Iglesia postapostólica' donde se fortalecen sus estructuras externas con un proyecto de Salvación universalmente viable.

Respecto al mensaje de Jesús, "la categoría de 'reino' es la que mejor explica ese mensaje, entendido en el sentido de que se está acercando Dios como rey y como señor". Para el vicerrector, el seguimiento de Jesús tiene un claro componente económico "Jesús invita a entrar en un tiempo nuevo en el que Dios instaura su señorío a favor de los hombres y supone una crítica radical a otra forma de señorío, de otros ídolos, la política, el poder religioso y económico, entendidos como instancia que pretenda ofrecer al hombre una salvación definitiva", indicó. "El dinero es fundamental en el mensaje y seguimiento de Jesús, ya que exige el abandono de la propia casa, la ruptura con la familia y renunciar a todos los bienes". Núñez Regodón explicó las palabras de San Lucas quien "reivindica al pobre como lugar de conversión y propone a los ricos a un nuevo modo de vida. Se indica el peligro de las riquezas y la necesidad de la limosna. Se plantean las diferencias sociales entre el pobre y el rico y se invita a los ricos al desprendimiento y generosidad". También se ha referido al término de la 'limosna' entendida como "un símbolo de la solidaridad dentro de la comunidad y que afecta de lleno a las relaciones sociales en ella".

La segunda etapa, centrada en los Hechos de los Apóstoles de S. Lucas en la 'primitiva comunidad de Jerusalén', Núñez Regodón se ha referido al ideal crisitiano de la vida comunitaria como participación de los bienes, solidaridad, igualdad. "La solidaridad y la comunión de bienes es una característica determinante de la comunidad pero no como algo conseguido sino como una meta desafiante que obliga a avivar el mensaje más genuino de Jesús".

La tercera etapa definida como 'el mensaje vivo de Jesús', el vicerrector ha explicado 'el principio del débil en las comunidades'. "Hasta el siglo XX había el viejo consenso de que los cristianos pertenecían a las clases sociales más bajas, el nuevo consenso dice que sin ser falso del todo, las comunidades cristianas eran hetorogéneas y están representadas en la pirámide social". Respecto a la relación entre los miembros de la comunidad "no es el pobre el que queda determinado por el rico, sino al revés, la comunidad cristiana queda interpelada por el elemento débil, la comunidad cristiana tiene que estar determinada por la opción preferencial por los pobres, por lo que se evidencia un cristianismo puro desde el principio", indicó.

Comentarios
Lo más