Lorena Diego, de Manos Unidas: «Lo más satisfactorio es ver que tu trabajo llega y cambia la vida de las personas»

Lorena Diego, de Manos Unidas: «Lo más satisfactorio es ver que tu trabajo llega y cambia la vida de las personas»

No puede disimular la emoción cuando habla de su visita a Etiopía para conocer en primera persona los proyectos que Manos Unidas está desarrollando en uno de los países más pobres del mundo. Su voz y su sonrisa le delatan. «Ha sido el viaje de mi vida», dice.

Lorena Diego, salmantina de 37 años, lleva ocho como voluntaria de Manos Unidas Salamanca y muchos más colaborando con la organización de manera puntual. Ha participado en el viaje anual de formación que Manos Unidas organiza de manera anual para visitar los proyectos que desarrollan en África, Asia y América Latina. Junto con otras seis personas de otras delegaciones a nivel nacional y el responsable de los proyectos que se están realizando en el país africano ha pasado los diez primeros días del mes de octubre recorriendo Etiopía, principalmente la zona sur del país.

«Sientes la necesidad de conocer el trabajo de Manos Unidad y ponerles cara y voz a esas personas a las que tú estás intentando dar un futuro mejor», ha señalado Lorena sobre la motivación que le llevó a realizar este viaje. Para ella, «ha sido una experiencia muy personal» y asegura que «lo primero que me llevo es el cariño de la gente porque te lo daban todo». «Es una satisfacción personal porque sabes que el trabajo de Manos Unidas es un trabajo que llega, que los proyectos funcionan y que realmente cambian la vida de las personas», ha recalcado.

Durante su estancia en Etiopía, los voluntarios de Manos Unidas han visitado las casas de la gente a la que ayudan y sus escuelas, han conocido cómo trabajan y su día a día. «Te enseña a valorar lo que tienes en España. Tenemos que ser más agradecidos porque tenemos unos privilegios que ellos no tienen», ha asegurado Lorena Diego, quien ha subrayado que «allí, por muy poquito que se haga, supone un cambio de vida increíble».

En este sentido, Lorena ha destacado el papel de los socios locales con los que colabora Manos Unidas en Etiopía, que son los que conocen las necesidades que existen y lo ponen en conocimiento de la organización para que pueda actuar. «Donde nos dicen que hay necesidades, actuamos, pero aún queda mucho por hacer», ha asegurado.

Lorena Diego, está estudiando Conservación y Restauración del Documento Gráfico y es la responsable de redes sociales, de la página Web y del archivo fotográfico de la delegación salmantina de Manos Unidas. Asegura que Salamanca es una ciudad muy solidaria y que «la gente colabora y está muy presente» en las iniciativas de Manos Unida, aunque reconoce que les gustaría llegar a más gente joven.

Además, anima a seguir siendo solidarios. «Se puede colaborar de muchas formas, no sólo económicamente, también difundiendo las noticias de la organización por redes sociales, participando en las acciones que realizamos, o comprando en establecimientos de economía solidaria», ha explicado Lorena, que ha asegurado que se trata de «intentar hacer un mundo más justo».

5. Mapa Etiopia

Proyectos de Manos Unidas en Etiopía

Los participantes en la visita a Etiopía han podido conocer de primera mano las iniciativas que está desarrollando en este país Manos Unidas. En total son nueve proyectos que cuentan con un presupuesto total de casi 500.000 euros.

Entre estas actuaciones se encuentran proyectos sanitarios como el de mejora de la prevención y tratamiento de personas con anomalías faciales, en el que se ha invertido casi 30.000 euros. Hasta la fecha más de 5.000 niños y jóvenes han sido operados para corregir el labio leporino y otros 110 niños se han beneficiado de terapia del habla. «A estos niños le cambia la vida que les operen porque es una forma de que puedan integrarse en su grupo social», ha asegurado Lorena Diego.

También se incluyen el proyecto de mejora del servicio de salud materno-infantil en la aldea de Shalala con el que se ampliarán los servicios de la clínica para ofrecer una asistencia sanitaria más completa a los más de 15.440 pacientes, así como el proyecto de mejora de la atención materno-infantil en una clínica rural del poblado de Zizencho, que atiende a una población de unas 22.500 personas, con la construcción de un edificio con salas para tratar mujeres embarazadas con posibilidades de complicaciones en el parto. «Se ha conseguido reducir la muerte de niños nonatos a cero. En lo que va de año, no ha muerto ninguno en el hospital», ha señalado Lorena.

Del mismo modo, para prevenir enfermedades por transmisión hídrica mediante agua potable, Manos Unidas desarrollará un proyecto que beneficiará a siete municipios del distrito de Wolisso y con el que se protegerán cinco manantiales, se construirán dos pozos y se repararán catorce sistemas de agua estropeados. Además, en un barrio marginal de la capital de Etiopía, Addis Abeba, se construirán 30 letrinas para mejorar el acceso a las infraestructuras higiénico-sanitarias.

En materia de educación, Manos Unidas está trabajando para establecer una escuela de Formación Profesional en la localidad de Emdibir de la que se beneficiarán cada año a 150 alumnos y a 17 personas que trabajarán en el centro, así como en la ampliación de la escuela primaria de la ciudad de Arekit que beneficiará a 240 niños cada año. La voluntaria salmantina de Manos Unidas ha destacado el alto nivel que tienen los colegios en los que colabora su organización dentro de Etiopía.

También se está desarrollando un proyecto para ofrecer formación profesional a personas con discapacidad para lograr su reintegración laboral. «Estas personas estaban en la calle pidiendo y decidieron montar una cooperativa para salir adelante. Manos Unidas les ha ayudado para que puedan llegar a más personas», ha detallado Lorena Diego.

Por último, desde Manos Unidas se está trabajando en un proyecto de apoyo a refugiados urbanos y solicitantes de asilo. Actualmente en Etiopía hay cerca de 750.000 refugiados que viven en campos en diferentes lugares del país. Con esta iniciativa, la organización provisiona alimentos para 1.200 personas y ofrece atención médica a 700 personas, transporte a los campos para 450 personas y apoyo psicológico para 80 personas.

Comentarios
Lo más