El BOCYL publica el cese de actividad del Hogar Escuela Sagrada Familia

El BOCYL publica el cese de actividad del Hogar Escuela Sagrada Familia

El Boletín Oficial de Castilla y león publica hoy la extinción de la autorización de apertura y funcionamiento, por cese de actividades, del Hogar Escuela Sagrada Familia de Salamanca.

El centro cierra después de 72 años en los que ha ayudado a los barrios de Pizarrales y Blanco y a la ciudad de Salamanca a crecer, sobre todo en tiempos donde hubo muchas penurias y pobreza.

El pasado 1 de julio, muchos de los vecinos de los barrios participaron en un homenaje celebrado en la Iglesia Jesús Obrero.

Como explicó entonces la madre superiora, Auxiliadora Santiago, la Escuela Hogar Sagrada Familia ha hecho que el barrio de Pizarrales crezca. Esta monja ha vivido los 72 años del centro, ya que antes de ser partícipe de la escuela  era vecina del barrio. Tanto tiempo dan para muchas vivencias, como explicó Auxiliadora, por lo que no podría destacar ninguna anécdota en particular.

El centro fue formado por seis hermanas, todas de 22 años, que “con todo el coraje y el amor hicieron todo lo que pudieron”, como explicó Auxiliadora. Al crearse poco después de la Guerra Civil, estas monjas ayudaban al barrio en una época “en la que no había ni Seguridad Social”, por lo que hacían de profesoras o enfermeras, como detalló la madre superiora.

Pero lo que más destacó Auxiliadora Santiago de esa época es el hambre que había. Y fue entonces cuando las monjas hacían “una gran perolada de comida” en la Escuela Hogar Sagrada Familia que luego repartían entre todos los vecinos del barrio que se acercaban, llegando a formarse colas “que daban la vuelta a toda la Carretera de Ledesma”.

Años después, la Escuela Hogar Sagrada Familia instauró un taller de costura y bordaje, al que acudieron por primera vez 22 chicas, que aprendieron la profesión y pudieron vivir de ello. Auxiliadora también recordó que los jesuitas ayudaron mucho a las monjas del Amor de Dios, congregación a la que pertenecían, para sacar adelante este taller.

Este centro también impartió clases para que toda la gente que no sabía pudiese aprender a leer y escribir. Además, tenían varios horarios, por lo que todos aquellos vecinos que trabajaban por el día podían acudir por la noche, como explicó orgullosa la madre superiora.

Comentarios
Lo más