El incendio del Alto Sil que arrasa el hábitat de oso pardo y urogallo sobrepasa las 50 hectáreas

El incendio del Alto Sil que arrasa el hábitat de oso pardo y urogallo sobrepasa las 50 hectáreas

Se avecinaba un final de semana complicadísimo para los incendios forestales, según los parámetros de riesgo basados en las predicciones meteorológicas, por el elevado calor y la sequedad del terreno, y no solo se ha cumplido con creces en la provincia de León sino que el impacto medioambiental de los incendios está resultado gravísimo en hasta tres puntos de la provincia.

La peor parte se la lleva a esta hora el siniestro originado ya en la tarde del pasado jueves en los montes de la localidad de Matalavilla del Sil (municipio de Palacios del Sil), dado que las llamas continúan avanzando de momento sin ser controladas sobre una superficie en gran parte poblada por robledales de los que se alimentan prioritariamente en esta época multitud de osos pardos de toda la zona de Alto Sil. Pero además, los diferentes focos de llamas avanzan sobre otra amplia superficie aledaña, al noreste del embalse de Matalavilla, que es área crítica para otra especie amenazada como es la del urogallo.

De momento, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León mantiene desde el viernes por la tarde el nivel 1 de peligrosidad de acuerdo con el Plan Infocal, debido a que ha durado ya mucho más de 12 horas. Y especifica que en el lugar trabaja un dispositivo formado por tres helicópteros, cuatro grupos helitransportados, tres cuadrillas de tierra, un técnico, tres agentes medioambientales, además de un avión anfibio que trabajaba en otro fuego en la provincia de Palencia y que ha sido desviado a Matalavilla dada su gravedad.

La jornada de este sábado será crucial, pero los cálculos satelitales que publica la web Educación Ambiental Almázcara, que actualiza cada ciertas horas el perímetro del siniestro y su avance, permiten estimar que ya se han superado las 50 hectáreas quemadas.

Pese a todo, no es el único incendio que permanece activo en la provincia leonesa. Según datos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, aún al término de la jornada de ayer viernes permanecían vivos otros siniestros ocurridos en montes de Sosas de Laciana (Villablino) y Caldas de Luna (Sena de Luna).

El de Sosas de Laciana tiene un frente de varios kilómetros, si bien las mismas fuentes matizan que pero no afecta a superficie arbolada, cuando surgen críticas de los vecinos por la tardanza con la que actuó la administración a la hora de enviar medios para su extinción.

En el caso del incendio de Sena de Luna, las brigadas forestales a través de sus perfiles en redes sociales informan de que se espera la llegada esta misma mañana de medios aéreos procedentes de la base de la provincia de Ávila, mientras la brigada helitransportada de la base de Tabuyo del Monte en León y sus helicópteros se dirigirán al siniestro de Sosas de Laciana.

Comentarios
Lo más