La OCU advierte del peligro de la exposición al gas radón y exige medidas para solucionarlo

La OCU advierte del peligro de la exposición al gas radón y exige medidas para solucionarlo

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto en marcha una campaña para concienciar y exigir medidas de control contra el radón, un gas radiactivo incoloro, inodoro e insípido que procede del uranio que contienen ciertas rocas de la corteza terrestre.

OCU advierte del peligro de este gas ya que, al emanar del subsuelo, se acumula en el interior de lugares cerrados como las viviendas. Las moléculas en las que se descompone este gas se unen a partículas que, al ser inhaladas, quedan retenidas en el aparato respiratorio, produciendo alteraciones moleculares que pueden provocar cáncer de pulmón.

Según la OMS, el gas radón es el segundo factor de riesgo más importante para el desarrollo de cáncer de pulmón en fumadores y el primero en personas no fumadoras, En 2014 se estima que causó en España más muertes que los accidentes de tráfico.

Con el fin de concienciar a toda la población sobre esta problemática y de exigir a las autoridades que tomen medidas para mitigar la exposición al gas radón, la Organización de Consumidores y Usuarios ha lanzado esta campaña en el marco de la transposición de la norma europea, que debe estar aprobada antes de febrero de 2018.

OCU recuerda que, a pesar de que puede existir radón en cualquier ambiente, en España hay lugares con mayor nivel de concentración que otras. Entre ellas se encuentra el sur y oeste de Castilla y León. Así, Salamanca es una de las zonas más afectadas, ya que hasta el 20% de las viviendas podrían presentar concentraciones de este gas tóxico por encima de los límites recomendados.

Medidas para evitar la concentración del gas radón en las viviendas

Mientras se establece una normativa que regule esta materia, OCU recuerda a los posibles afectados las siguientes medidas para disminuir la concentración del gas en las viviendas.

Una de ellas es extraer el gas directamente del terreno antes de que se introduzca en la vivienda o colocar una barrera instalando rollos multicapa estancos al radón, normalmente de poliuretano.

La OCU recuerda que ventilar no es una opción suficiente cuando los niveles de radón son altos, pero abrir puertas y ventanas siempre ayuda a sacar el gas al exterior. Con 10 minutos al día debería bastar para reducir los niveles de radón a la mitad. También es recomendable dejar alguna ventana mínimamente abierta en el sótano o el garaje.

La OCU, además, pide la creación de un plan nacional y autonómico que contemple el radón como un problema de salud pública, con acciones y campañas de sensibilización tal y como se hace con el tabaco o las drogas.

Comentarios
Lo más