El inicio del tratamiento en diálisis peritoneal aumenta la probabilidad de supervivencia del paciente en un 38%

El inicio del tratamiento en diálisis peritoneal aumenta la probabilidad de supervivencia del paciente en un 38%

Los pacientes renales que inician tratamiento sustitutivo con diálisis peritoneal y, pasados de tres a cinco años cambian a hemodiálisis, tienen mayor supervivencia que el resto de pacientes. Así lo ha demostrado un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) por Araceli Caro Martínez, de la Escuela Andaluza de Salud Pública, y César Remón Rodríguez, del Hospital Universitario Puerto Real y Puerta del Mar, respectivamente, quienes han manifestado que “el orden y las condiciones en que se emplean las distintas técnicas de tratamiento sustitutivo renal incide en la supervivencia y calidad de vida del paciente y redunda en los costes en que estos tratamientos suponen para el sistema sanitario”.

Actualmente, en España hay 55.062 pacientes con algún tratamiento sustitutivo renal (trasplante, hemodiálisis o diálisis peritoneal), de los que sólo el 5,5% están en tratamiento con diálisis peritoneal domiciliaria. En el año 2015 iniciaron tratamiento en diálisis 5.946 pacientes renales, de los que 1.059 (el 17,8%) lo hicieron con diálisis peritoneal domiciliaria. Además, según se desprende del análisis, los pacientes que inician con diálisis peritoneal y luego pasan a hemodiálisis tienen una mediana de supervivencia en este estudio superior en 1,5 años respecto a los pacientes que inician y se mantienen en hemodiálisis.

Recomendaciones a la administración y a los profesionales sanitarios

Tanto los pacientes como los profesionales sanitarios reclaman que, para mejorar la atención al paciente renal y la eficiencia del sistema sanitario, las autoridades sanitarias deben aumentar sus esfuerzos en la mejora del acceso al trasplante renal y a la diálisis peritoneal, ofrecer las mismas oportunidades de elección de tratamiento a todos los pacientes renales, eliminando las inequidades entre hospitales, provincias y comunidades autónomas, implementar las medidas necesarias para favorecer el inicio de tratamiento óptimo con medidas dirigidas a la concienciación y colaboración de todos los profesionales involucrados en la atención a las personas con enfermedad renal, mejorar la calidad de los sistemas de información y registro, y fomentar la realización de estudios dirigidos a la mejora de la calidad y la eficiencia del tratamiento sustitutivo renal. 

Además, los pacientes reclaman a los profesionales sanitarios que les informen de forma adecuada y comprensible sobre los distintos tipos de tratamiento para facilitar la toma de decisiones compartidas, con información basada en la mejor evidencia disponible, y priorizando los resultados en salud del paciente.

Comentarios