La cocaína en la adolescencia es aún más perjudicial que en la vida adulta

La cocaína en la adolescencia es aún más perjudicial que en la vida adulta

Una investigación realizada ha demostrado en forma objetiva algo que los expertos en neurociencia ya sospechaban: las personas que empiezan a usar cocaína durante la adolescencia desarrollan déficits cognitivos más significativos que quienes inician el consumo de esa droga durante la vida adulta.

Al comparar a los grupos de drogadictos, los investigadores observaron diferencias significativas, fundamentalmente en lo referente a habilidades tales como la atención sostenida, la memoria de y la memoria declarativa.

Asimismo, en el grupo de usuarios con inicio precoz, fue un 50% más frecuente el consumo concomitante de marihuana y un 30% el de alcohol cuando se los comparó con adictos que se iniciaron en el consumo después de los 18 años. Los resultados completos de esta investigación, que contó con el apoyo de la FAPESP, salieron publicados en la revista Addictive Behaviors.

“Se considera que la adolescencia es una de las etapas cruciales del desarrollo cerebral, cuando se elimina el exceso de sinapsis y se seleccionan y se refinan las estructuras esenciales para la vida adulta. El uso de drogas en este momento puede obstaculizar el proceso de programación del cerebro y hacer que se pierdan conexiones importantes”, comentó uno de los coordinadores del proyecto.

“En muchos estudios de este tipo se evalúa a los individuos en consultorios externos, sin la seguridad de que al llegar a sus hogares no consumirán la droga. Pero en nuestro caso todos los participantes estaban internados. Por eso estamos seguros de que los hallazgos no están relacionados con los efectos agudos de la cocaína o de otras sustancias”, explicó.

Fueron incluidos en la muestra 103 pacientes dependientes de cocaína: 52 de ellos en el grupo de usuarios con inicio precoz (antes de los 18 años) y 51 en el grupo con comienzo tardío (después de los 18 años). Todos estaban hacía al menos siete días sin consumir la droga. La ausencia de los metabolitos de la cocaína se comprobó mediante la aplicación análisis toxicológicos de orina. Asimismo, había un tercer grupo de control formado por 63 personas no usuarias de sustancias psicoactivas.

La franja etaria de los participantes varió de los 20 a los 35 años, y la proporción de varones y mujeres fue similar. Entre los adictos con comienzo precoz despuntaba un participante que hacía uso de cocaína desde los 12 años.

“Datos existentes en la literatura científica indican que hasta los 25 años de edad un área del cerebro conocida como corteza prefrontal se encuentra en desarrollo. Esa región se relaciona con las llamadas funciones ejecutivas, tales como la planificación, la toma de decisiones, el control inhibitorio, la atención y la memoria de trabajo. Por eso decidimos evaluar si esas habilidades habían sido más perjudicadas en los usuarios con comienzo precoz”, comentó la primera autora del artículo.

La evaluación se concretó mediante la aplicación de un conjunto de test, entre ellos la Batería de Evaluación Frontal (FAB), el Test de Stroop (SCWT), el Test de Fluidez Verbal (COWAT), el Test de Clasificación de Tarjetas de Wisconsin (WCST), el Test de la Figura de Rey-Osterrieth (ROCFT) y el Iowa Gambling Task (IGT). El uso de alcohol y otras drogas se evaluó con el Índice de Severidad de la Adicción (ASI-6).

Comentarios
Lo más