El tren de alta velocidad no viene acompañado de mejoras en las conexiones con la Península

El tren de alta velocidad no viene acompañado de mejoras en las conexiones con la Península

El 17 de diciembre de 2015 se produjo el primer viaje del tren de alta velocidad que comunica Salamanca con Madrid en apenas una hora y media a través de Medina del Campo. Este avance, sin embargo, no ha producido grandes cambios en las conexiones con el resto de la Península ya que solo ha permitido conectar directamente a la ciudad charra con Segovia, quedando el resto del mapa casi de igual manera. 

De hecho, cuatro eran las capitales de provincia a las que se podía llegar sin necesidad de realizar ningún transbordo según la página de Renfe anteriormente a la fecha de inauguración del Alvia, la mitad que ahora. Si bien, tres de estos nuevos destinos solo se accede a través de trenhotel como Burgos o las ciudades vascas Vitoria y San Sebastián, que también están comunicadas a través de un transbordo en Valladolid. 

De las 46 provincias peninsulares, de hecho, a 21 no se llega con un transbordo en la misma estación por lo que Renfe no ofrece la oportunidad de adquirir un solo billete a través de internet para llegar a estos destinos. Estas ciudades son Badajoz, Córdoba, Ciudad Real, Cádiz, Cáceres, Castellón, Girona, Granada, Guadalajara, Huelva, Huesca, Jaén, León,  Málaga, Pamplona, Pontevedra, Sevilla, Soria, Teruel, Toledo y Valencia. A todas ellas sí se puede llegar comprando un billete en taquilla para lo que Renfe permite desplazarse desde Chamartín hasta Atocha en el cercanías de manera gratuita. 

Además, a Murcia, Oviedo y Santander no hay posibilidad de realizar el viaje con un transbordo simple los fines de semana y a otras localidades, como Zamora, se da la opción de llegar a Madrid y regresar. Por el contrario, se puede llegar de manera directa, además de a Madrid, Ávila, Valladolid y Palencia, algo que ya se podía antes, a Segovia, a través del Alvia, y las tres ya dichas a bordo de un trenhotel. 

Mala posición en la región

Estos ocho destinos directos convierten a Salamanca en la segunda ciudad de la región con menos contactos, solo por detrás de Soria. Le iguala, eso sí, la capital zamorana que llega a ocho capitales de provincia según la propia página de Renfe. Ávila, por su parte lo hace a otras ocho con trenes de media o larga distancia y a otras cinco por mediación del llamado trenhotel. 

El resto de capitales de provincia de Castilla y León superan con creces los diez destinos directos gracias, también, a la inclusión de la alta velocidad en muchos casos, que acercan las diferentes ciudades. Segovia, por ejemplo, una ciudad con menos habitantes que Salamanca consigue llegar a 19 ciudades de manera directa con al menos un tren al día, mientras que esos mismos destinos también se pueden visitar al cabo del mismo día mediante transbordos, aunque con solo un billete.

 

Comentarios