Las últimas sentencias judiciales afectan a las condiciones hipotecarias

Las últimas sentencias judiciales afectan a las condiciones hipotecarias
Los bancos, que han aumentado los préstamos concedidos durante el último año, situándose en niveles de 2012, vuelven a endurecer las condiciones para acceder a los mismos y a encarecer los tipos fijos de interés, las comisiones de apertura y los productos vinculados. El importe cedido por los bancos en 2016 fue de 244.462 euros en la provincia, donde las inmobiliarias afirman que las entidades bancarias siguen dando facilidades
 

Después de que 2016 supusiera la apertura de los bancos al crédito, 2017 parece haberse vuelto a ‘cerrar el grifo’ en el mercado inmobiliario estatal, aunque en Salamanca no se esté dando el caso según las inmobiliarias. Sin embargo, los datos de enero, en la provincia, ya lo dejan entrever en comparación con el mismo mes de otros años. Así, en 2016, el número de hipotecas totales en la provincia superaron en enero las 200, algo que no ha ocurrido ya en 2017. El importe concedido, además, ha descendido drásticamente.

De hecho, a pesar de contar solo con 25 concesiones de hipotecas menos (204 en 2016 frente a las 179 en 2017), el montante de dinero ha descendido en más de la mitad. Y es que en 2016 se concedieron 35.741 euros por los 17.510 de 2017, cifra en sintonía con los años anteriores a la excepción que supuso 2016.

La clave, según los expertos, está en las últimas sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esta le obligaba a pagar con carácter retroactivo todo lo cobrado de más por las cláusulas suelo, mientras que la primera se refería precisamente a algunos gastos de la constitución de hipotecas que, para el TS, eran abusivos. La devolución de este dinero es un varapalo para la banca que ahora deberán reajustar sus cuentas.

De esta manera, la apertura que se preveía y ya se atisbaba se ha vuelto a ver cortada. Las condiciones desde el estallido de la crisis y la llamada burbuja inmobiliaria se endurecieron ampliamente. De hecho, los bancos ya no financian el 100% de la vivienda sino que se debe contar con unos ahorros superiores al 30% de la misma, según se comenta en el portal web de Helpmycash. En Salamanca, en cambio, según afirma Jaime Martín, de Solución Inmobiliaria, sí se da el caso de financiar el 100%, algo que no se venía haciendo desde hace tiempo.

Más allá de ello, para que no haya negociación en la concesión del préstamos, se debe acreditar tanto un trabajo estable como ingresos por encima de los dos mil euros, algo poco normal actualmente. Esta cifra, eso sí, corresponde a los titulares de la nueva vivienda por lo que existe la posibilidad de presentar varias nóminas siempre que sean de estos titulares. Esto último se debe a que ya no se acepta una cuota hipotecaria por encima de un 35% de los ingresos de manera que la hipoteca máxima para alguien que cobre mil euros sería de 350. Para segunda vivienda, además, los requisitos se incrementan.

Por último, el banco correspondiente puede considerar que el perfil financiero no es el idóneo para conceder un préstamo por lo que todavía es recurrente pedir un aval como garantía. Este hecho, obviamente, supone una serie de riesgos que ya se han podido comprobar en los últimos años ya que el aval se realiza con el patrimonio propio y, además, es hereditario tanto en caso de fallecimiento del avalista como del que recibe el préstamo. 

Los datos

En la provincia salmantina, durante 2016 se concedió un importe de 280.361 euros a través de diferentes entidades en hipotecas constituidas sobre cualquier tipo de finca o vivienda. Esta cifra supone la más alta desde la desaparición o integración de las diferentes cajas de ahorro que hasta 2011 fueron las que más impulsaron el mercado inmobiliario. 

De hecho, sus desapariciones supusieron un gran receso en la concesión de préstamos ya que, desde 2014, no existen como tal y, por tanto dejaron de prestar. Sin embargo, en 2007, solo en Salamanca, el importe superó el millón de euros, tras lo que fue reduciéndose paulatinamente. A pesar de ello, hasta 2011 en todos los años superó la cifra que ahora se concede en total.

Y es que ahora son los bancos los que más lo hacen. También en estas entidades se ha notado la reducción en el crédito aunque de manera menor. Tanto que en 2011 apenas se prestaron 15.000 euros más que en 2016, siendo la cifra más importante en estos últimos diez años el primero, 2007, cuando se concedieron 742.122 euros a través de casi 4.000 hipotecas, poco menos del doble que en 2016 a pesar de triplicar el importe. Por tanto, a pesar de una pequeña recuperación, todavía se conceden hipotecas a ritmo de crisis.

Comentarios
Lo más