San Agustín alevín A

San Agustín alevín A

El alevín B del San Agustín está disfrutando de una nueva temporada en el colegio. Aguantando las embestidas de la profesionalización del fútbol base en Salamanca, el club mantiene sus dos equipos en la categoría gracias a la cantidad de niños que están escolarizados allí. Sin embargo, Javi Pino, el entrenador del equipo, confiesa la dificultad cada vez mayor de formar conjuntos por el campo de tierra y los diferentes equipos que ‘fichan’ a los jugadores que destacan. 

Esta temporada, además, tuvieron un pequeño susto a principio. Uno de los jugadores tuvo que dejar momentáneamente el balón por posibles problemas cardiovasculares, aunque todavía no hay nuevas noticias sobre ello. Quizás esto haya afectado a la marcha deportiva de la temporada, “un poquito peor de lo esperado”. Según afirma Pino, “en los partidos en los que se podían sumar puntos hemos tenido bajas y en el aspecto deportivo ha sido un poquito decepcionante”.

A pesar de todo, Javi Pino se muestra contento por la marcha de la temporada ya que los objetivos deportivos, que los marcan los propios partidos, quedan supeditados a otros. “Nos marcamos unos objetivos no competitivos. Intentamos valorar otros aspectos como el compañerismo y el buen ambiente, dar una formación complementaria a la que reciben en las clases”, afirma.

Formado por once jugadores de segundo año, ya están pensando en el gran paso que supone pasar a fútbol 11 aunque los objetivos, inclusive aquí, son seguir formando un grupo de personas “que se lo pasen bien a través de los valores del deporte”. Sin embargo, asegura Javi, intentan minimizar el proceso de adaptación al campo de San Agustín, muy grande, entrenando allí en el último mes. “Echamos también algún partido amistoso para que tomen contacto. Es un cambio muy fuerte además por el tema de las sustituciones”.

El entrenador quiere resaltar por encima de todo el grupo que forman jugadores y cuerpo técnico. Es su cuarta temporada con ellos y asegura que en el final “siempre hacemos una comida y echamos un partido con los padres. En alguna ocasión, incluso, hemos ido a alguna capea. He estado con dos equipos más, uno fue campeón dos años, pero no hay ninguno como este. Son un muy buen grupo como personas y buenos chavales”, destaca. 

La plantilla está formada por Joel (portero); Pablo, David, Álvaro y Andrés (defensas); Íker, Noe y José Fernando (centrocampistas); Carlos, Sergio y Abeleira (delanteros); Pino (entrenador), Miguel Ángel y Sergio (delegados).

Comentarios