El corto y costoso camino para ser piloto de drones

El corto y costoso camino para ser piloto de drones
Uno de los empleos del futuro tiene una pequeña formación que se oferta en pocos centros del país. Uno de ellos se encuentra en Matacán en el que se debe realizar un curso de 60 horas teóricas y 26 prácticas a los que se les puede sumar otras seis horas para ser operador. El precio aumenta hasta los 1.300 euros como mínimo y solo permite volar una serie de drones. Las sanciones por no tener licencias son las más numerosas

Los drones se han convertido en presente y futuro económico del país y son numerosas las personas que están buscando un hueco en él. Lo más demandado actualmente es ser piloto de drones, obligatorio según la normativa actual para hacer volar estos aparatos de manera comercial o profesional. Eso sí, el curso debe estar homologado por la AESA y realizarse en los llamados centros ATO que, en España, según el Ministerio de Fomento, ascienden a 79, casi veinte más que a principios de año.

Uno de ellos se encuentra en Matacán, que lleva ofertando el curso hace años. Desde entonces, han pasado ya muchos pilotos realizando el curso teórico y el práctico, imprescindibles para poder pilotar un dron. El primero de ellos tiene una duración de 60 horas, mientras que el segundo de tan solo 26 en el que se debe elegir entre drones multirrotores, helicópteros o aviones. Este plan formativo, tal y como anuncian en la propia página web, permite al alumno cumplir con el Real Decreto Ley 31 de julio de 2014 sobre los requisitos mínimos que deben certificar los pilotos de aeronaves civiles que no superen los 25 kilogramos y pilotadas por control remoto.

Es importante para todo aquel que quiera hacer el curso, de hecho, fijarse para qué tipo de drones es válido ya que en la mayoría de los cursos solo se pilota un modelo de dron de manera que la licencia solo sería válida para este. También si el curso es básico o avanzado ya que este último permite manejar drones a mayores distancias y fuera de la línea de vista del operador. En el caso del ofertado en Matacán es avanzado.

Eso sí, una vez en poder de la licencia, todavía no se puede pilotar un dron. Tras ello, es necesario ser operador o estar al abrigo de uno. Dado que no son abundantes, el futuro también pasa por, tras conseguir aprobar los exámenes de piloto, realizar otro curso de operador que, por otro lado, también ofertan en Matacán con solo un día de duración. Seis horas lectivas en las que se tratan los requisitos para elaborar la documentación necesaria para hacer volar los aparatos. En el caso de que no se obtenga la licencia y se vuelen drones, las sanciones podrían llegar hasta los miles de euros, según otras infracciones.

Contenido del curso

En el curso teórico se tratan once temas. En primer lugar, la reglamentación actual sobre el pilotaje de drones, aunque en un corto periodo de tiempo se quedará obsoleta. Más allá, también se trata el conocimiento y la performance de la aeronave así como los elementos climatológicos, esenciales también.

El quinto tema iría encaminado a la navegación e interpretación de mapas, mientras que el sexto, sobre los procedimientos operacionales. Los últimos indagarán acerca de las comunicaciones, a los que se destinan dos temas, así como a los conocimientos de control del tráfico aéreo, la fraseología aeronáutica aplicable y los factores humanos para RPAs.

Mientras, el curso práctico está concebido para dotar al alumno de los aspectos prácticos relacionados con la operación de sistemas aéreos remotamente tripulados. Este módulo aporta al alumno una visión genérica suficiente para su incorporación a los nuevos perfiles profesionales que se están desarrollando en torno a estos sistemas en operaciones civiles en operaciones de bajo riesgo.

De esta manera, se enseña acerca de las generalidades del aparato, así como de sus limitaciones. Los procedimientos normales y cómo actuar en caso de emergencia, además del montaje y reglaje de los drones buscan evitar situaciones problemáticas. Los conocimientos sobre performances y el peso y centrado de los equipos también se debe adquirir antes de realizar el examen práctico.

De hecho, en ambos casos, también en el teórico, es obligatorio superar una prueba para poder aprobar. En este se realizará un test de mínimo 60 preguntas debiendo obtener una calificación del 75% o superior para pasarlo. En el caso de no ser aptos en primera convocatoria, los alumnos tendrán una nueva oportunidad.

Una vez aprobado y realizado el curso práctico, deberán volver a examinarse sobre el curso práctico que versará de una prueba de pericia de máximo una hora en la que se deberán mostrar las habilidades adquiridas. Las maniobras para el programa de multirrotores tendrán varios puntos, comenzando desde un despegue vertical seguido de un vuelo de unos diez segundos en estacionario a la altura de los ojos del piloto a cinco o diez metros del mismo.

De la misma manera, habrá que realizar varias traslaciones, en vuelo lento y rápido, con cambios de rumbo así como diferentes vuelos. Los circuitos o ascensos a gran altura y el posterior descenso y aterrizaje también se deben aprender aunque, eso sí, en caso de no aprobar a la primera también se tendrá una segunda oportunidad. 

Comentarios