El servicio sanitario registra un grado intermedio de privatización

El servicio sanitario registra un grado intermedio de privatización


GESTIÓN DE LA SANIDAD PÚBLICA

La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública ha elaborado un estudio sobre el grado de privatización en las distintas comunidades autónomas. En el caso de Castilla y León, ocupa un grado intermedio, siendo Madrid y Cataluña las regiones donde la sanidad está más privatizada mientras Extremadura y Castilla-La Mancha donde menos.

En concreto, se han evaluado aspectos de aseguramiento, financiación privada (en seguros sanitarios y gasto de bolsillo), recursos del sector privado y porcentaje de gasto sanitario público dedicado directamente a contratación con los centros privados, así como la existencia de formulas de colaboración público-privadas establecidas en la comunidad autónoma. Como siempre los datos utilizados se encuentran publicados y las fuentes disponibles (Ministerio de Sanidad, Ministerio de Hacienda, Instituto Nacional de Estadística, IDIS).

Así, se ha tenido en cuenta el porcentaje de población cubierta por mutualidades de funcionarios, el gasto en seguros privados per cápita (euros/año), el gasto sanitario de bolsillo per cápita (euros/año), el porcentaje de camas hospitalarias privadas sobre el total, el porcentaje del equipamiento de alta tecnología en hospitales privados sobre el total, el porcentaje del gasto sanitario dedicado a contratación con centros privados y la presencia del modelos de la llamada colaboración público- privada.

“Hay que ser conscientes de que las cifras de contratación del sistema público con el sector privado están infraestimadas por dos motivos, por la presencia del modelo Muface que en su mayoría dedica fondos públicos a financiar seguros privados, y luego porque existen muchos casos de contratación directa de los centros sanitarios con el sector privado (pruebas diagnósticas, etc) con lo que estas partidas no aparecen contabilizadas de manera diferenciada y se incluyen en los presupuestos de los centros públicos”, puntualiza el estudio.

Una polémica que viene de lejos

Pese al actual debate, la polémica sobre la privatización sanitaria no es algo nuevo. Al poco de aprobarse la Ley General de Sanidad en 1986 ya comenzaron a producirse fenómenos que favorecían la privatización sanitaria y cuestionaban el modelo de sanidad pública que propugnaba por ejemplo la Ley de Ordenación Sanitaria de Cataluña 1990.

El informe recoge que los fenómenos de privatización han tenido una intensidad variable según las comunidades autónomas atendiendo tanto al grupo político en el gobierno como a otras circunstancias. “En cualquier caso, el fenómeno privatizador se profundizó y diversificó a partir de la finalización de las transferencias sanitarias en 2001 y del primer gobierno del PP a nivel central, y se ha acentuado en los últimos años en los que la sanidad pública está siendo sometida a un proceso acelerado de recortes, deterioro, desmantelamiento y privatizaciones”, argumenta.

La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública señala la falta de transparencia informativa como uno de los grandes déficit del actual sistema sanitario, de manera que resulta complicado obtener datos concretos de las administraciones sanitarias y mas aún si se pretende que sean homogéneos para todas las comunidades autónomas.

Comentarios
Lo más