“Era todo tan caótico que bajé del bus y volví andando”

“Era todo tan caótico que bajé del bus y volví andando”

Ni mucho menos se imaginaba Ángela Marcos el horror que viviría en la mañana de este martes de camino al trabajo. La rutina de esta salmantina de 31 años la llevó a coger un autobús para llegar a la oficina donde desempeña su labor como defensor del pueblo europeo. Puesto que depende del Parlamento, la misma institución que ha mandado una comunicación solicitando que las personas que se encuentran en el lugar donde ella trabaja no salga de allí. Se da la circunstancia que su oficina está muy cerca de la estación de metro de Maalbeck, donde hoy ha estallado una bomba en los atentados que ha sufrido Bruselas.

“Esta mañana, yendo a trabajar en autobús, nos quedamos bloqueados en la estación de Schuman. Eran alrededor de las 9:20 y estaban evacuando el metro. Había mucho tráfico, muchas ambulancias, muchos coches de policía... Era todo tan caótico que bajé del bus y volví a casa. Ha sido imposible llegar a mi oficina. Los compañeros que sí llegaron están dentro y les han aconsejado no salir”, relata para SALAMANCA24HORAS.

Comenta, por otro lado, que tradicionalmente la convivencia en el barrio de Molenbeek “ha sido buena”. Se trata del barrio en Bruselas que a día de hoy se ha convertido en popular por albergar yihadistas. “Bruselas no es una ciudad conflictiva como París, pero parece que últimamente están surgiendo muchos jóvenes radicalizados. Hay militares en el metro y en los edificios oficiales desde los atentados en la capital francesa. También medidas de seguridad en los aeropuertos, etcétera. La verdad es que todo estaba tranquilo desde hace unos meses. No he notado ni miedo ni psicosis en las calles desde aquella semana de diciembre en la que cerraron el metro y el transporte público después de los atentados”.

Comentarios