"Pienso seguir cumpliendo años y disfrutando de pequeñas cosas que me aportan gran placer"

"Pienso seguir cumpliendo años y disfrutando de pequeñas cosas que me aportan gran placer"

El 22 de abril de 2014 a Luz Sánchez-Cámara le diagnosticaron un cáncer de mama. A sus 41 años, se hundió, “hasta lo más profundo que puede hundirse nadie. Me costó mucho asimilar lo que me estaba pasando, asumir que tengo una enfermedad grave y con un largo camino que recorrer hasta la curación. Pero salí del hoyo y tengo ganas de contárselo a quien me quiera leer”. Así comenzó a través de internet el blog ‘Un bicho en el pecho’, narrando su lucha contra el cáncer, y sobre todo su victoria.

Durante meses estuvo informándose y leyó muchos blogs de mujeres que estaban en su misma situación. “Todo lo que ellas contaban me ha ayudado. Por eso me animo a escribir el mío propio y contar mi historia, para que sirva de apoyo y de guía a quien lo necesite. Este blog trata de esfuerzo, superación, constancia, esperanza y, sobre todo, alegría. Mucha alegría”, explica.

Tras pasar el proceso de quimioterapia, las revisiones por el momento son positivas para Luz. “Y mientras mi cuerpo descansa y va eliminando poco a poco la toxicidad, mi cabeza no para de pensar. Y es que estoy enfadada con la vida. Mucho. No consigo entender el porqué de esta enfermedad. No puedo asimilar los diagnósticos y mucho menos las recaídas en gente joven y con un estilo de vida saludable”.

“Para que me entiendan los que me leen... Dos de mis grandes amigas y compañeras de batalla están otra vez en la lucha por curarse. El tema es serio. Las dos se habían curado, estaban retomando las riendas de sus vidas cuando se encontraron algo sospechoso que disparó todas las alarmas. Otra vez pusieron la maquinaria en marcha a todo gas: médicos, pruebas diagnósticas, analíticas...”, añade.

“Y es que con el cáncer hay que estar siempre alerta. Los que hemos sufrido esta enfermedad no podemos bajar la guardia. Nunca. Hay que explorarse, hay que ir a las revisiones y exigir que te miren hasta el último centímetro del cuerpo porque, por desgracia, el tumor puede estar escondido en cualquier rincón”, continúa.

Su último testimonio en el blog, de comienzos de octubre de este año, se titula ‘Estoy de estreno. Tengo pezón nuevo’. “Después de dos años de espera por fin puedo mirarme al espejo. Hace tres semanas pasé de nuevo por quirófano. Esta vez fue para reconstruirme el pezón que me faltaba desde que en noviembre de 2014 me quitaran el pecho derecho”, explica Luz. Y añade: “Cuando me diagnosticaron tenía 41 años y pensé que no llegaría hasta aquí (44 años). Pero he llegado y pienso seguir cumpliendo años y disfrutando de pequeñas cosas que me aportan gran placer (como ir a la peluquería)”. 

 

Comentarios
Lo más