Un 11% de los trabajadores en Castilla y León querría emplearse más horas

Un 11% de los trabajadores en Castilla y León querría emplearse más horas

Actualmente, existen en nuestro país, algo más de 18 millones de ocupados, según los datos de la última Encuesta de Población Activa que elabora el Instituto Nacional de Estadística. De ellos, el 15,7% está contratado a tiempo parcial. Si bien este es un dato que puede tener muchas lecturas (la jornada parcial permite conciliar mejor vida personal y profesional, es compatible con la realización de estudios, etc.), existe un porcentaje importante de trabajadores a los que les gustaría poder trabajar más horas, pero no encuentran dónde hacerlo. En total, son 2,2 millones de trabajadores en España (el 12,2% de los ocupados) los que desean emplearse más horas de las que tienen en su jornada, pero no encuentran dónde hacerlo.

En Castilla y León, este porcentaje es más reducido, pues es el 10,8% de los ocupados quienes se encuentran en esa situación. Adecco, como líder internacional en la gestión de RR.HH., en colaboración con los investigadores de Barceló y Asociados, quiere centrarse en este tipo de ocupados y cómo ha sido la evolución de este colectivo desde que empezó la crisis hasta la actualidad.

Trabajar más horas

En 2007, antes del inicio de la última crisis económica que afrontó nuestro país, había 1,5 millones de ocupados que querían trabajar más horas sin encontrar dónde hacerlo. Esa situación se fue ampliando hasta superar los 2,6 millones de personas en 2013 para, a partir de ese momento, comenzar a descender.

En la actualidad, son poco menos de 2,2 millones de ocupados los que no encuentran dónde trabajar más horas. Esto equivale al 12,2% del total de ocupados españoles, si bien es cierto, que supone 1,4 puntos porcentuales menos que un año antes.

Pese al descenso, otra lectura de estos datos, más gráfica, señala que en nuestro país prácticamente 1 de cada 8 personas con empleo quieren y están disponibles para trabajar más horas pero no pueden hacerlo.

Esta proporción se ha reducido en todas las comunidades autónomas, ya sea porque algunos ocupados sí han encontrado dónde trabajar más horas, ya sea porque otros ya no quieren o necesitan trabajar más horas, o sea por la propia creación de puestos de trabajo de los últimos trimestres.

En el caso castellano-leonés, la evolución ha sido similar a la de todo el país. En 2007 había en Castilla y León 85.800 ocupados que querían trabajar más horas sin encontrar dónde hacerlo. Esa situación se fue ampliando hasta llegar a un máximo de 122.200 personas a finales de 2013, para, a partir de ahí, comenzar a descender.

En la actualidad, son 101.400 ocupados los que no encuentran donde trabajar más horas, lo que equivale al 10,8% de ellos; 1,1 puntos porcentuales menos que un año atrás. Pese al descenso, esto significa que casi 1 de cada 9 personas con empleo en Castilla y León quiere y está disponible para trabajar más horas pero no puede hacerlo.

Comentarios