La procesión del Encuentro pone el broche de oro a una Semana Santa de pleno con la recuperación del paso de las Tres Marías

La procesión del Encuentro pone el broche de oro a una Semana Santa de pleno con la recuperación del paso de las Tres Marías
El paso realizado en 1617 para desfilar el Domingo de Resurrección ha sido restaurado y salió de nuevo a la calle tras más de medio siglo de ausencia. De esta forma se cierra con brillantez una Pasión con pleno de procesiones gracias al buen tiempo y con más público que nunca

Como todos los años, la Semana Santa de Salamanca concluye este Domingo de Resurrección con la procesión del Resucitado como broche de oro a una Pasión en que han salido todas las procesiones gracias al bueno tiempo. Este año, además, se ha recuperado un paso.

Las Tres Marías ante el Sepulcro Vacío, obra del imaginero salmantino Pedro Hernández, realizado en 1617 para la Procesión del Encuentro del Domingo de Resurrección, ha sido restaurado por la licenciada Teresa Benito Boyero y se reincorpora a su procesión tras más de medio siglo de ausencia. Las imágenes lucen un nuevo ajuar inspirado en el estilo barroco español de 1600, y la virgen María luce una nueva corona donación de varios cofrades. 

Desde la Capilla de la Vera Cruz, dos comitivas independientes partieron con las Sagradas Imágenes del Jesús Resucitado y de la Virgen de la Alegría. Por recorridos diferentes llegaron hasta el Atrio de la Catedral, donde se produjo el encuentro entre las dos imágenes. Con motivo del quinto centenario de la construcción de la Catedral, la Cofradía de la Vera Cruz quiso realizar en 2013 un acto especial fuera del lugar habitual del encuentro entre Jesús Resucitado y la Virgen de la Alegría: la Plaza Mayor. Tanto gustó la ubicación que se ha decidido mantener allí la celebración.

Tras ello, ya la Virgen con el manto blanco y sin el luto, la procesión emprende en conjunto el regreso hasta la Capilla de la Vera Cruz, lugar donde el año que viene volverá a iniciarse la Pasión con la procesión popular de la Virgen de los Dolores.

EN DETALLE

PASOS: Cruz Relicario del Lignum Crucis (1675), Virgen de la Alegría (Anónimo, S. XVIII), Las Tres Marías ante el Sepulcro Vacío (Pedro Hernández, 1617) y Cristo Resucitado (Alejandro Carnicero, 1726).

RECORRIDOS: - Salida de la Virgen de la Alegría de la Capilla de la Vera Cruz, calle Las Úrsulas, calle Bordadores, Plaza de Monterrey, calle Prior, calle Prado, calle Juan del Rey, calle Quintana, calle San Pablo, calle Tostado, plaza de Anaya, Catedral.

- Salida de Jesús Resucitado de la Capilla de la Vera Cruz, calle Domínguez Berrueta, Calle Ramón y Cajal, plaza de las Agustinas, calle Compañía, Rúa Antigua, plaza de San Isidro, calle Libreros, calle Calderón de la Barca, calle Benedicto XVI, plaza de Anaya, Catedral.

- Encuentro y recorrido conjunto de la procesión desde el Atrio de la Catedral, calle Benedicto XVI, Rúa Mayor, calle Quintana, plaza del Poeta Iglesias, Plaza Mayor, calle Prior, plaza de Monterrey, calle Bordadores, calle Las Úrsulas, iglesia de la Vera Cruz.

NOMBRE: Ilustre Cofradía de la Santa Cruz del Redentor y de la Purísima Concepción de la Virgen, su Madre.

AÑO DE FUNDACIÓN: 1506.

HÁBITO: Túnica de lana color crudo con botonadura azul, ceñida por un cíngulo azul en el que figuran siete nudos en recuerdo de los Siete Dolores de la Virgen María. Capa de lana azul. Capirote de raso azul celeste, con el emblema de la cofradía bordado en la caída delantera. Guantes blancos. Calcetines y zapatos negros. Los colores son los tradicionales de la iconografía de la Inmaculada Concepción. Este hábito se implantó en 1945. A lo largo de los siglos la Vera Cruz tuvo diferentes indumentarias para cada procesión: morada, blanca y negra. Incluso los hermanos que realizaban el Descendimiento contaban con su propio hábito.

Comentarios
Lo más