Cáritas anima a practicar la justicia social y a dejar huella por un entorno sostenible

Cáritas anima a practicar la justicia social y a dejar huella por un entorno sostenible

Cáritas celebra este domingo el Día Nacional de la Caridad. Jornada también para hacer balance y revelar los datos de la actividad del ejercicio anterior. Cáritas invirtió más de cuatro millones de euros en la atención de las personas más necesitadas o en riesgo de exclusión social. Prácticamente la misma cifra que ingresó gracias a las aportaciones de los socios y a la inversión pública y privada, salvando un remanente de 12.000 euros que reinvierten en 2016.

Carmen Calzada, directora de Cáritas Salamanca, ha remarcado “el sufrimiento por la pérdida del empleo de muchas personas y las dificultades para mantener la vivienda y sacar adelante la familia”. En un contexto de crisis económica “estructural”, la labor de Cáritas experimenta un ligero repunte respecto al ejercicio anterior. “Una labor de acompañamiento para que numerosas personas superen las dificultades de vulnerabilidad y precariedad”, según ha descrito Calzada. “Con los datos de pobreza, exclusión social y vulnerabilidad que estamos manejando, el ritmo de recuperación de la estabilidad no va a ser tan rápido como el que hemos visto que se han incrementado”.

El secretario general de Cáritas Salamanca, José María Rodríguez, ha confirmado que 10.500 personas fueron atendidas en 2015. “Detrás de esa cifra hay 10.500 rostros. Nosotros creemos en las personas y en sus capacidades para el desarrollo”. El perfil de la gente que atienden en Cáritas responde a personas en edad laboral que carecen de empleo o tienen un empleo muy precario. Se trata de familias con hijos, personas solas o familias monoparentales, en ese orden. Asimismo, acuden más mujeres que hombres y la horquilla de edad más común está entre los 30 y los 55 años. Rodríguez ha apuntado que se está produciendo además un incremento en el porcentaje de personas procedentes del colectivo migrante.

Cáritas trabaja en cuatro ámbitos, el primero de ellos con la acogida de las personas y primera escucha. Otros ámbitos son la promoción e integración de los proyectos, la animación de la comunidad cristiana y el compromiso con la sensibilización y difusión de los problemas de los más desfavorecidos y la denuncia de la injusticia para crear estructuras sociales más apropiadas. Cáritas invirtió un importe directo de 750.000 euros en ayuda dedicada al pago de viviendas, alquileres, suministros o alimentación. Además de los casi dos centenares que son atendidos semanalmente.

La institución también recibe 260 diarias personas en riesgo de exclusión en su Espacio Abierto, además de las 315 que acuden al centro Padre Damián y las 21 que residen en Casa Samuel. Cáritas Diocesana cuenta con 629 voluntarios y también está presente en la cárcel de Topas para colaborar con los presos y continúa con sus programas de ayuda a las personas drogodependientes.

 

Comentarios
Lo más