Los precios relacionados con el turismo elevan la inflación ligeramente en abril

Los precios relacionados con el turismo elevan la inflación ligeramente en abril
El Índice de Precios al Consumo sube hasta el 2,6% en la provincia de Salamanca y sigue estando por encima de la media nacional

El Índice de Precios al Consumo (IPC) situó su variación anual en el 2,6% en abril en la provincia de Salamanca, una décima más que el mes anterior y por encima de la media nacional, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Los grupos con influencia positiva que destacan en el aumento de la tasa anual son en primer lugar el ocio y cultura, que incrementa su tasa más de tres puntos y la sitúa en el 3,1%, debido a la subida de los precios de los paquetes turísticos por la Semana Santa, frente a la bajada del año pasado.

Lo mismo ocurre con hoteles, cafés y restaurantes, con una tasa del 1,8%, ocho décimas superior a la de marzo, consecuencia del aumento de los precios de los servicios de alojamiento, que se mantuvieron estables el año pasado. No obstante, cabe reseñar que la influencia en el IPC de las subidas de los precios de los paquetes turísticos y los servicios de alojamiento, se debe a que este año la Semana Santa se ha celebrado en el mes de abril, mientras que el año pasado lo hizo en marzo.

También influye la vivienda, cuya variación aumenta hasta el 5,8%, por la estabilidad de los precios de la electricidad y el incremento de los precios del gas, que registraron bajadas en abril de 2016. Es destacable además, pero en sentido contrario, la disminución de los precios del gasóleo para calefacción, que subieron el año anterior.

Por su parte, los grupos con mayor influencia negativa son el vestido y calzado, a causa del descenso de la mayoría de sus componentes, mayor que el registrado en 2016; y transporte, que desciende su tasa hasta el 5,9% debido, fundamentalmente, a que la subida de los precios de los carburantes este mes es menor que la de abril del año pasado. Y también alimentos y bebidas no alcohólicas, que experimenta una variación del 1,8%, a consecuencia de la bajada de los precios de las frutas frescas, que aumentaron el año pasado.

Comentarios