El primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, afronta sus últimas horas de vida

El primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, afronta sus últimas horas de vida
El primer presidente de la democracia moderna española, Adolfo Suárez, afronta sus últimas horas de vida, según ha anunciado este viernes su hijo Adolfo Suárez Illana. Así, los médicos han trasnmitido que la enfermedad degenerativa se ha agravado durante los últimos días y se enfrentan a un “desenlace inminente”, no más de 48 horas, pues la familia asegura que le dejará “marchar en paz”.
 
Adolfo Suárez González nació en Cebreros, Ávila, el 25 de septiembre de 1932. Político y abogado, fue presidente del Gobierno de España entre 1976 y 1981 con el partido Unión de Centro Democrático (UCD). Tras presentar su dimisión, continuó en la política al frente del Centro Democrático Social (CDS), pero fue perdiendo peso y poco a poco se fue retirando de la vida pública. En 2003 le fue comunicada una enfermedad neurológica, siéndole concedido por el rey Juan Carlos I el ducado de Suárez, con grandeza de España, además de ser caballero de la Orden del Toisón de Oro.
 
Estudió la carrera de Derecho por libre en Salamanca, titulándose no sin dificultades. A comienzos de 1955, había conseguido hacía poco su primer trabajo remunerado en la Beneficiencia de Ávila, cuando su padre huyó de casa producto de un escándalo de negocios. Incapaz de sostener por sí mismo al resto de su familia, en el mes de agosto conoció al falangista vinculado al Opus Dei Fernando Herrero Tejedor, quien acababa de ser nombrado gobernador civil y jefe provincial del Movimiento en Ávila y se convertiría en su tutor político desde entonces, ayudándolo a afianzarse en dicha profesión.
 
En 1969 es designado Director General de Radio Televisión Española, donde ya había desempeñado otros cargos entre 1964 y 1968; permaneció en este cargo hasta 1973. En abril de 1975, nuevamente de la mano de Herrero Tejedor, es nombrado Vicesecretario General del Movimiento, cargo que ocuparía hasta la muerte de su mentor el 12 de junio de ese año en un accidente de automóvil. El 11 de diciembre de 1975, entró en el primer gabinete de Arias Navarro formado tras la muerte de Franco. Por sugerencia de Torcuato Fernández Miranda, Adolfo Suárez fue nombrado Ministro Secretario General del Movimiento.
 
Su proyección hacia la titularidad de la Presidencia del Gobierno aumentó considerablemente gracias al apoyo de la Corona y el apoyo popular a sus políticas reformistas. Cuando en julio de 1976 el rey Juan Carlos I le encargó la formación del segundo gobierno de su reinado y el consiguiente desmontaje de las estructuras franquistas, Suárez era un perfecto desconocido para una mayoría del pueblo español. No obstante, a sus 43 años, con no pocas dificultades, fue capaz de aglutinar a un grupo de políticos de su generación que habían llegado a las convicciones democráticas por diversos caminos. Supo reunir, junto a falangistas ‘conversos’ como él, a socialdemócratas, liberales, democristianos, etc. y, entre 1976 y 1979, desarbolar el régimen franquista con la complicidad de las fuerzas antifranquistas como el PSOE y, especialmente, del Partido Comunista de España y su líder, Santiago Carrillo, que denominó a Suárez como un "anticomunista inteligente".
Comentarios