El Gobierno da carpetazo a la reválida de Bachillerato y reduce las de Primaria y Secundaria

El Gobierno da carpetazo a la reválida de Bachillerato y reduce las de Primaria y Secundaria
La prueba final de Educación Secundaria será similar a la Selectividad y los alumnos sólo se tendrán que examinar de las asignaturas troncales, asegurando el Ministerio la participación de las universidades en su realización y el mantenimiento del distrito único en la admisión. La prueba final de Primaria y la de Secundaria no tendrán que realizarla todos los alumnos de catorce y quince años, sino una muestra que servirá para evaluar la evolución del curso, sin consecuencias académicas
 

El Ministerio de Educación ha acogido este lunes una conferencia sectorial con las comunidades autónomas para debatir sobre el futuro de las pruebas finales, las denominadas reválidas, en la polémica Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). El resultado es que el Gobierno da carpetazo a la reválida de Bachillerato y reduce la de Primaria.

Días atrás el ministro Íñigo Méndez de Vigo recibió al presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Segundo Píriz, al que expuso las modificaciones que se han producido en el diseño de la prueba de acceso y admisión a la universidad. Este lunes se ha confirmado que el Ministerio ha fijado una estructura similar a la antigua PAU, más conocida como Selectividad, facilitando a los estudiantes su realización y su preparación, reduciendo la incertidumbre a la que se tienen que enfrentar los jóvenes y manteniendo el distrito único.

En la nueva configuración, los estudiantes sólo se tendrán que examinar de las asignaturas troncales, se asegura la participación de las universidades en su realización y el mantenimiento del distrito único en la admisión. Además, los alumnos podrán elegir dos asignaturas específicas para subir nota, algo necesario para carreras como Medicina. Y se podrá aprobar con un cuatro si la media con el expediente académico es un aprobado.

En lo que respecta a Educación Primaria y Secundaria, no tendrán que realizarla todos los alumnos de catorce y quince años, sino una muestra que servirá para evaluar la evolución del curso, sin consecuencias académicas. Por tanto, desaparece la obligatoriedad de aprobar esta reválidad para poder obtener el título oficial de Educación Secundaria.

 

Comentarios
Lo más