Un hombre acepta un año y medio de prisión por apropiarse del dinero de la venta del piso de su tía fallecida

Un hombre acepta un año y medio de prisión por apropiarse del dinero de la venta del piso de su tía fallecida

La Audiencia Provincial ha acogido en la mañana del martes el acuerdo formalizado entre las partes por un delito de estafa acometido por un hombre, J.H.S., al apropiarse del dinero de la venta de un piso de su tía en el barrio de Garrido aunque en la actualidad no dispone de ese dinero, del que se desconoce su paradero. El acusado aceptó un año y medio de prisión por ello aunque en un principio dijo hacerlo por recomendación de su abogada, frente a lo que el presidente del Tribunal le instó a ser más claro debido a que la última palabra sobre su culpabilidad la tenía él. Finalmente, aceptó la pena diciendo "me considero cupable y así lo demuestro".

La pena de prisión interpuesta supone una rebaja de dos años en la petición inicial del Ministerio Fiscal y se procederá a la suspensión de la pena de cárcel si durante tres años no comete ningún delito. Esta condición está sujeta a que haga frente a su responsabilidad civil, de 130.000 euros, por el valor que tenía el piso en el momento de su venta, en marzo de 2006. También tendrá que hacer frente a una multa de tres euros diarios por una duración de seis meses. Durante el acuerdo, sin embargo, el acusado ya anunció que era insolvente. "Si lo hubiera tenido, se lo hubiera devuelto".

La denuncia fue interpuesta por una de las legítimas herederas, tras el fallecimiento de su familiar, en mayo de 2012. Según se recoge en el escrito del Ministerio Fiscal, los hechos, ocurridos en el primer trimestre de 2006, se dieron lugar en el barrio de Garrido cuando el acusado procedió a la venta de un piso que era propiedad de su tía, sobre la que tenía un poder notarial por el que podía realizar cualquier acto en su nombre. Sin embargo, el dinero de la venta no se incorporó posteriormente a la cuenta hereditaria sin que se conozca el destino del mismo por lo que tras el fallecimiento de la damnificada, una de las herederas interpuso la denuncia.

Comentarios
Lo más