“Gracias a Ciudadanos, en Salamanca ahora gobierna el pleno del Ayuntamiento”

“Gracias a Ciudadanos, en Salamanca ahora gobierna el pleno del Ayuntamiento”

Esta semana se ha cumplido un año desde que las elecciones municipales rompieran dos décadas de bipartidismo PP-PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca. A mediados de junio también será el aniversario de la toma de posesión de la nueva Corporación municipal. Entre medias, SALAMANCA24HORAS inicia una serie de entrevistas con los portavoces de los grupos municipales para analizar cómo ha transcurrido este tiempo.

Alejandro González, portavoz de Ciudadanos, es el primero. Asegura que el papel de sus cuatro concejales ha sido fundamental, pues “antes el PP estaba acostumbrado a una mayoría absoluta que le ponía una venda en los ojos y no sabía para quién estaba gobernando, hacía oídos sordos y era un Ayuntamiento de espaldas a la ciudadanía. Ahora les hemos ayudado a que abran los ojos”. Y es que, añade, se están cumpliendo los tres grandes pilares con los que se presentaron a las elecciones: la participación, la transparencia y la dinamización económica, “y se está cumpliendo poco a poco”, porque “cuando nos llega una iniciativa no miramos el membrete de quien la hace, sólo si va a ser útil para los salmantinos”. No obstante, “nos hemos encontrado con un Partido Popular que todavía no asimila que está en minoría y que quien gobierna es el pleno”. Además, “el Ayuntamiento que, como la administración española en general, es un monstruo burocrático, muy complejo y muy lento”.

- Hace un año, antes de tomar posesión como concejal, en una entrevista con SALAMANCA24HORAS comentaba que su abuelo le había dicho que esto sería como una mili de cuatro años, aprendizaje constante. ¿Cómo ha transcurrido el primer año, con más maniobras o más guardias en la garita?
- Todos tenemos que destinar una parte de nuestra vida a servicios a la comunidad, en este caso pasar por la política. Así está siendo, un año de muchísimo trabajo, de ir amoldándonos en el día a día a los retos que supone el Ayuntamiento que, como la administración española en general, es un monstruo burocrático, muy complejo y muy lento. Eso ha sido uno de los mayores obstáculos que nos hemos encontrado. Por ejemplo, en el último pleno llevamos una propuesta para agilizar ayudas sociales, porque nos encontramos con familias que piden para poder comprar unas gafas o reparar un audífono para sus hijos. Si el Ayuntamiento admite los casos, a lo mejor pasan tres meses hasta que llegan esas ayudas. Eso no podemos permitirlo. Por eso hemos propuesto acelerar todos esos procesos.

- Entonces, ¿mejor o peor de lo que se esperaba encontrar?
- Muchas cosas no pueden hacerse a nivel local, tienes que instar a nivel nacional y autonómico, pero para ello también estamos. Tenemos un gran equipo humano, un gran equipo de profesionales, que están trabajando día a día en el Ayuntamiento. Eso la gente no lo ve. Nosotros venimos aquí a las ocho y media de la mañana, incluso antes, y no nos vamos hasta que está todo resuelto. Pasamos muchas horas aquí en el Ayuntamiento, trabajando. Abrimos por las tardes para reunirnos con los salmantinos que así lo desean para que nos cuenten sus problemas, sobre todo de sus barrios, asuntos urbanísticos y de seguridad ciudadana. Somos cuatro concejales y no llegamos a todos los sitios, por eso hemos creado una red con la ayuda de afiliados y simpatizantes. Por tanto, conocemos bastante bien la realidad de la ciudad.

- Un grupo que sufrió un duro golpe con el fallecimiento de la concejal Tina Martín.
- Fue un palo enorme, porque fue de la noche a la mañana, no como si fuera una larga enfermedad, que al final te lo esperas, sino que se fue de repente. El hueco que ha dejado es importante porque fueron muchos años ayudando a la gente en los barrios. Juan José Zurro está intentando seguir su labor, porque es todo corazón, y ya está pateando la calle, recorriendo los barrios para ayudar a la gente. Seguro que Tina sigue estando orgullosa del trabajo que estamos haciendo. Siempre la tenemos en nuestra mente.

- Por tanto, este año lo resume en…
- El grupo municipal Ciudadanos ha hecho lo que tenía que hacer. En este año estamos muy contentos del trabajo realizado, nos presentamos sustentándonos en tres grandes pilares, la participación, la transparencia y la dinamización económica, y se está cumpliendo poco a poco. La participación ha alcanzado un hito histórico con los presupuestos participativos. Eso el Partido Popular, aunque el alcalde diga que es idea suya, no lo llevaba en su programa electoral, y sí lo llevaba Ciudadanos. Es una de las imposiciones que le hicimos para dejarle que fuera alcalde. El próximo año los salmantinos decidirán el destino de un diez por ciento de las inversiones, nosotros queríamos más, pero hablando con otros municipios nos dijeron que es mejor no abarcar mucho para no hacer las cosas mal, sino poco a poco bien encauzadas. También se va a crear una agrupación de voluntarios de Protección Civil para que esté a finales de año y habrá un nuevo reglamento de participación ciudadana. 
En transparencia, durante muchos años hubo una sombre de sospecha sobre la contratación municipal, pero nosotros hemos disipado esas dudas con uno de nuestros concejales al frente de la Comisión de Contratación, a día de hoy sabemos cómo son todos los contratos y pliegos de condiciones, que se aprueban con apoyo de la oposición. Y, teniendo en cuenta que la economía y el paro son las principales preocupaciones de la gente, para nosotros era fundamental no subir impuestos, congelar tasas e incluso rebajar los precios públicos que se pudiera, por ejemplo por la apertura de un negocio para no poner trabas a los emprendedores, que puedan contribuir a contratar gente. Todo esto lo estamos consiguiendo, los efectos se notarán con el paso del tiempo y nos dará la razón. Ahora emprender es mucho más fácil en Salamanca.

- Dice que Ciudadanos ha hecho lo que tenía que hacer. La legislatura comenzó dejando con su abstención que el Partido Popular gobernara, una decisión que no fue muy bien entendida por parte de sus votantes y tampoco por Partido Socialista y Ganemos.
- Es normal, igual que tampoco el PP o el PSOE entendían que a la hora de pactar o facilitar la gobernabilidad de la ciudad no pedíamos nada para nosotros. En casos similares en otros sitios te ofrecen ser teniente de alcalde, te ofrecen concejalías. Nosotros no pedíamos nada. Es más, queríamos que toda la oposición estuviera en todas las fundaciones dependientes del Ayuntamiento, que estuviéramos todos en los consejos escolares, en los órganos de gobierno, que los plenos se grabaran y los salmantinos pudieran acceder a ellos a través de internet. Lo único que tenemos son dos presidencias de comisiones, la de Contratación y la de Asuntos Sociales, para poder fiscalizar mejor al equipo de Gobierno del PP. También se le ofreció al PSOE pero no quiso. Es normal que la gente no entendiera nuestra abstención, pero al final lo está entendiendo.

- Abstención que requirió que el PP se comprometiese a cumplir un centenar de las medidas del programa electoral de Ciudadanos. ¿Satisfecho con el desarrollo en este primer año o podían haber hecho más los populares?
- En cuanto al acuerdo programático sí estamos satisfechos, porque sí se están cumpliendo los plazos. Además, no era un acuerdo cerrado, hemos sacado iniciativas a mayores en el día a día. Pero nos hemos encontrado con un Partido Popular que todavía no asimila que está en minoría y que quien gobierna es el pleno. Queríamos vaciar de competencias la junta de gobierno y así está siendo. Y digo que el Partido Popular no lo asimila porque muchas veces intenta puentear al pleno, pero al final, gracias a Ciudadanos, en Salamanca ahora gobierna el pleno del Ayuntamiento, no el equipo de gobierno del PP. Es cierto que hay un poder ejecutivo que es el PP y un poder legislativo que es el pleno, por así decirlo, pero el equipo de Gobierno se debe al pleno y tiene que respetarlo.

- De hecho, algunas propuestas se han aprobado en pleno con la mayoría de toda la oposición y el voto en contra del PP. Están entre dos aguas. Ganemos y PSOE les acusan a veces de ser la marca blanca del PP y al mismo tiempo los populares, sobre todo el alcalde, les ha situado en un “tripartito junto a radicales y populistas”.
- Eso es lo que ocurre cuando estás en el centro, pero estamos en nuestro sitio, donde tenemos que estar. Después de un año de plenos hemos apoyado muchas más mociones del PSOE que del PP, incluso hemos apoyado algunas de Ganemos. Se han dado todas las posibilidades posibles en el pleno. Cuando nos llega una iniciativa no miramos el membrete de quien la hace, sólo si va a ser útil para los salmantinos. Si nos llega una propuesta de Ganemos de hacer baños mixtos en edificios municipales votamos en contra porque nos parece ridículo, pero si el PSOE insta a rebajar los precios por viajar en tren a Madrid, votamos a favor. 

- Hasta el alcalde llegó a retar a la oposición a presentarle una moción de censura. ¿Lo ve factible en lo que queda de legislatura?
- Es una de las múltiples herramientas que nos da la ley, se puede utilizar, pero a día de hoy no hay un motivo. No nos lo hemos planteado.

- De todas esas medidas que se propusieron al PP para dejarles gobernar y que todavía no están en marcha, ¿cuáles deben ser ahora prioritarias?
- Estamos con el centro de transeúntes, de ayuda a personas sin hogar. Se está colaborando con las ONG, pero tenemos un plan muy ambicioso, que debe liderar el Ayuntamiento, para atender a las personas sin hogar, un centro donde no sólo puedan pernoctar, sino que vaya más allá, que se les haga un itinerario laboral, buscar sus carencias para rellenarlas y que puedan tener de nuevo oportunidades. No les queremos poner una cama, sino ponerles una vida.

- ¿Cómo ha evolucionado la ciudad durante este año? ¿Ha servido para algo que se rompiera el bipartidismo en el Ayuntamiento?
- Sí ha servido, se puede ver perfectamente, como decía en transparencia y participación. Se han dado pasos gigantes hacia delante. Por ejemplo creo que la gente no ha tomado conciencia de lo importante que es que haya presupuestos participativos. Eso significa que todos los salmantinos van a poder proponer cuáles son las mejoras que quieren para la ciudad, para su barrio, para sus impuestos… Hemos estado muchos años con un Ayuntamiento que daba la espalda a la ciudadanía y ahora es un Ayuntamiento abierto.

- Los salmantinos que quedan podrán decidirlo, porque Salamanca sigue perdiendo población también a pasos agigantados, sobre todo por la escasez de oportunidades laborales para los jóvenes. 
- Por supuesto que Salamanca pierde población. Desde el Ayuntamiento, en la medida de lo que puede hacer, se ha apostado por dos programas para atraer talento, con una serie de becas para que vengan a formarse a Salamanca jóvenes investigadores y otras becas para las mejores notas. Para paliar la pérdida de población estamos promoviendo un plan de empadronamientos, sobre todo de estudiantes. Nos hemos reunido con la Universidad de cara al octavo centenario, ofreciendo un pack de medidas y beneficios para que los miles de universitarios se censen en la ciudad, que les merezca la pena empadronarse.

- Para que los jóvenes se queden en la ciudad también hace falta que tengan trabajo. ¿Cuál debe ser el modelo productivo de Salamanca?
- En lugar de centrarse en uno u otro sector lo fundamental es que hay que eliminar tanta burocracia. Si hay más facilidad para crear negocios habrá más empleos. Con menos costes para los empresarios habrá más posibilidades para contratar más. Eso afecta también a los servicios sociales, por ejemplo con los nuevos pobres, gente que se queda sin trabajo pero como esas familias tienen una propiedad la Junta de Castilla y León no les da ayudas. Esa situación es injusta, que por ser titular de un bien no puedas acceder a ayudas cuando en realidad no hay ingresos en esa familia. En el Ayuntamiento se ha conseguido cambiar con Ciudadanos, y el presupuesto de bienestar social no se agota. Si hay más demanda, se amplía el presupuesto.

- ¿Y de dónde sale ese dinero?
- De otras partidas presupuestarias, siendo prioritaria la partida de bienestar social.

- El PP siempre justificaba al PSOE en la anterior legislatura que sus propuestas no podían salir adelante si no se especificaba cómo financiarlas, que no se podía aumentar el gasto. ¿Ahora sí hay margen de maniobra?
- Antes el PP estaba acostumbrado a una mayoría absoluta que le ponía una venda en los ojos y no sabía para quién estaba gobernando, hacía oídos sordos y era un Ayuntamiento de espaldas a la ciudadanía. Ahora les hemos ayudado a que abran los ojos. Seguro que se van a sorprender de todas las propuestas que tienen los salmantinos para los presupuestos participativos. Al igual que por fin las fiestas de la ciudad van a estar abiertas a las propuestas de los barrio. El Ayuntamiento ahora ya escucha a los salmantinos.

- ¿Y quién escucha más a Ciudadanos cuando realiza propuestas: PP, PSOE o Ganemos?
- A veces ninguno, a veces todos. Somos el eje sobre el que funciona este Ayuntamiento, nos necesitan para que las iniciativas salgan adelante. Eso es mucha responsabilidad y tenemos que valorarlo muy bien.

- ¿Cómo están influyendo las continuas elecciones generales y la sensación de permanente campaña electoral?
- Muchísimo, porque hay unos plenos intragables, con propuestas de ámbito nacional que nada tienen que ver con el Ayuntamiento. A veces mociones ridículas y otras para hacer política nacional. Nosotros lo decimos siempre en el pleno cuando no es el ámbito del Ayuntamiento de Salamanca. Está claro que todos estamos a favor de una sanidad pública y gratuita, pero poco margen de maniobra tiene el Ayuntamiento para decirlo. Parece que hay una guerra de mociones entre PSOE y Ganemos, que están compitiendo por ver quién es más de izquierdas, pero les pedimos que sean útiles, que presenten propuestas que sean útiles para los salmantinos y dejen la política nacional para otros sitios. 

- Dicen que cuando dos se pelean, el que está en el medio e intenta separar paga las consecuencias.
- Es posible, pero lo asumimos porque es la posición que hemos decidido adoptar, el centro, el eje para el diálogo entre derecha e izquierda. Nosotros sabemos adónde vamos.

- ¿A dónde va Ciudadanos?
- A hacer una ciudad más habitable, más amable, una ciudad que progrese, una ciudad donde a la gente le deje de preocupar la falta de empleo, donde los negocios estén abiertos y no pases por calles con locales cerrados. Una ciudad donde a cualquier familia le gustaría crear a sus hijos porque hay oportunidades para todos.

- ¿Cuánto le falta a Salamanca para ser esa ciudad?
- Le falta mucho, pero estamos trabajando para que sea menos. Desde la oposición es más lento lograrlo, pero no desistiremos en ello. Todos los días estamos pateando la calle, somos gente sencilla, cuatro concejales, pero con la ayuda de afiliados y amigos conocemos nuestra ciudad, sus problemas, y queremos solucionarlos.

 

Comentarios
Lo más