Excarcelados por falta de pruebas los dos acusados del 'crimen de Pizarrales' tras pasar tres años en prisión

Excarcelados por falta de pruebas los dos acusados del 'crimen de Pizarrales' tras pasar tres años en prisión
La Audiencia Provincial de Salamanca "no considera debidamente acreditada la participación de los acusados en los hechos" y percibe "serias dudas de que hayan sido los autores de los hechos", por lo que ordena la excarcelación de M.L.G.D.C. y su pareja F.J.A.G., para quienes el fiscal solicitaba dieciocho años de prisión por el homicidio de Félix P.N. durante el verano del año 2013

La Audiencia Provincial de Salamanca ha ordenado la excarcelación de los dos acusados por el 'crimen de Pizarrales' del año 2013, juzgado durante cuatro días la semana pasada. Tras escuchar a cerca de cincuenta testigos, policías y diversos peritos, el tribunal "no considera debidamente acreditada la participación de los acusados en los hechos" y percibe "serias dudas de que hayan sido los autores de los hechos", según fuentes judiciales. 

M.L.G.D.C. y su pareja, F.J.A.G. se enfrentaban a 18 años de prisión cada uno, según la petición del fiscal, y 25 según la acusación particular, por el homicidio de Félix P.N. en el verano del año 2013, hechos por los que fueron detenidos meses después y encarcelados desde entonces. Ahora, tras tres años en el centro penitenciario, la Justicia considera que son inocentes y ordena su excarcelación, a falta de la sentencia completa, que será comunicada a todas las partes y será entonces cuando la acusación particular decida si la recurre o no.

Tanto las defensas del acusado como de la acusada valoraron la declaración del principal testigo como "una fábula" y hablaron de querer acusar a alguien que han repetido su inocencia desde su detención a través de "cuatro datos" que, además, ha ido cambiando en su declaración este testigo. 

En referencia a ello comentaron que la propia actuación de este testigo ha variado según ha ido evolucionando la instrucción ya que, al verlos, ha comentado que se quedó parado y retrocedió, según el momento de la declaración, mientras que otro testigo declaró que le había comentado que se agachó. 

También en la voz femenina que escuchó y que en la vista oral dijo que era de una mujer extranjera, sin poder concretar más, cuando en sus primeras declaraciones afirmó que era la de la acusada. Además, sobre la confusión de la casa en la que se produjeron los hechos, consideraron que es imposible una equivocación al respecto ya que, además, lo mantuvo a pesar de la insistencia de las preguntas. 

"No hay absolutamente nada", dijeron en base a estos indicios que, para ellos, no son prueba suficiente para inculpar a los acusados, quienes, además, se valieron de su última palabra para pedir justicia. Además, sobre los hechos periféricos referidos por las acusaciones, dijeron que "son hechos que se les da una intención subjetiva". "Dudas, dudas y dudas", concluyeron. 

Comentarios