Junta y Diputación firman el protocolo para la red de calor de Fuentes Blancas

Junta y Diputación firman el protocolo para la red de calor de Fuentes Blancas

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl), y la Diputación de Burgos han impulsado el proyecto de red de calor de distrito con biomasa, denominado ‘Fuentes Blancas', dentro de la línea de ahorro y eficiencia energética con biomasa que dará servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a tres edificios de la institución provincial como son la residenciad de adultos asistidos, la residencia de ancianos y el colegio CEIP Fuentes Blancas.

El presupuesto total asignado para la ejecución de este proyecto ascenderá a 825.000 euros, y Somacyl será la encargada de la operación y mantenimiento de las instalaciones térmicas del complejo, del aprovisionamiento de biomasa y de la gestión del servicio de suministro de calor a los edificios conectados durante los próximos quince años. El ahorro económico previsto para los edificios conectados al sistema será del cinco por ciento durante el primer año de operación, aumentándose esta cifra considerablemente a los largo de la vida del proyecto.

La energía térmica que está prevista suministrar con la red de calefacción de distrito al conjunto de edificios de la Diputación de Burgos es de 3.250.000 kWh térmicos por año. El biocombustible que se va a utilizar es astilla forestal procedente de los montes de la provincia de Burgos con una previsión de consumo de 1.400 toneladas por año, y las emisiones de CO2 evitadas serán de 590 toneladas al año.

Construcción

La central de producción de calor se ha concebido como un edificio sencillo de forma rectangular en planta con una superficie de aproximadamente 290 metros cuadrados, que está compartimentado interiormente para generar dos espacios independientes: La sala de máquinas y el silo de almacenamiento de biomasa.

El espacio destinado a sala de máquinas albergará un equipo de combustión de última generación con una potencia nominal de 1.650 kW térmicos, el cual incorporará un sistema multiciclónico de filtrado con el objetivo de minimizar la emisión de partículas. El equipo cuenta con regulación automática de la combustión mediante sonda lambda y con un sistema automático de extracción de cenizas.

Así mismo, en la sala se ubicará enorme depósito inercia de 30.000 litros, junto a los demás elementos de la instalación: bombas, valvulería, chimenea, sistema de expansión, etc. Por su parte, el silo-almacén dispondrá de un sistema de alimentación automático ‘top-loader’ el cual se encargará tanto del apilamiento de biomasa en el interior del silo como del trasiego de esta hasta el empujador hidráulico que alimenta a la caldera. El edificio de producción térmica se ubicará en un zona intermedia del complejo, situada entre el colegio y la residencia de adultos asistidos, al objeto de minimizar los trazados de canalización enterrada.

Las conducciones de agua enterradas se realizarán a través de tubería de acero pre-aislada, diseñada específicamente para el transporte eficiente de fluidos, la cual está compuesta por una tubería de servicio de acero, una espuma rígida de poliuretano (PUR) y por un robusto envolvente de polietileno de alta densidad (PEAD).

La longitud total de la red de calefacción diseñada es de 1.620 metros, con diámetros interiores desde DN 65 a DN 150 dependiendo del tramo. El fluido caloportador utilizado será agua caliente, habiéndose dimensionado el sistema para un salto térmico de 20ºC entre ida y retorno.

En cada edificio conectado se instalará una subestación de intercambio, las cuales se ubicarán en las actuales salas de calderas. Su función es desacoplar hidráulicamente la red de calor y el circuito interno de cada edificio, así como transferir energía térmica del circuito externo a los edificios. Los principales componentes de la subcentral son: el intercambiador de calor, la válvula de control, el contador energético y la bomba de impulsión secundaria.

La instalación se ha diseñado para un funcionamiento automático de todos los elementos de la misma los cuales estarán comunicados mediante una red interna de fibra óptica. Además se instalará un avanzado sistema de control y telegestión, el cual permitirá en todo momento adaptar la generación a la demanda, disminuyendo al máximo el consumo eléctrico y las pérdidas térmicas. Las calderas actuales de gas natural quedarán de apoyo a la instalación de calefacción centralizada.

Actuaciones de la Junta de Castilla y León                                                                           

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente tiene como objetivo impulsar políticas a favor de la eficiencia energética y la sostenibilidad. Estos programas cuentan con una partida presupuestaria de 78 millones de euros, para el periodo 2014-2018, con actuaciones de sustitución de instalaciones de calor de calefacción alimentadas con combustibles fósiles, como el gasoil y el gas, por biomasa y mejora de la eficiencia energética térmica y la renovación del alumbrado público en municipios de toda Castilla y León. En el presente ejercicio, está presupuestado el desarrollo de siete millones para actuaciones de sustitución de calderas en el Ayuntamiento de Burgos, Medina de Pomar, Quintana Martín Galindez y Villarcayo, en el Ecyl, en varios centros educativos y en Universidad de Burgos. En cuanto al alumbrado está previsto realizar actuaciones en los municipios burgaleses de Hontoria del Pinar, Huerta del Rey, Roa y Trespaderne, con independencia de otras localidades del resto de municipios que se encuentran en fase de estudio.

Los ayuntamientos que quieran beneficiarse de un ahorro y eficiencia energética deben ponerse en contacto con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de Somacyl, y una vez visitado el municipio la empresa comienza a analizar, ejecutar, financiar y gestionar las actuaciones consideradas viables hasta que se amortiza la obra con cargo al ahorro generado con la inversión realizada, en un periodo entre cinco y diez años, de manera que se genera un ahorro neto para el ayuntamiento desde el inicio de entre un 5 y un 20%.

Comentarios