“Los socialistas durante este proceso de investidura no hemos engañado a nadie, hemos hecho lo que nos comprometimos”

“Los socialistas durante este proceso de investidura no hemos engañado a nadie, hemos hecho lo que nos comprometimos”

Por primera vez en la historia de la democracia española el candidato a presidente del Gobierno más votado no ha sido el primero en ser propuesto para la investidura, y por primera vez quién sí dio un paso al frente no ha logrado conseguirlo. La política española vive nuevos tiempos tras romperse el bipartidismo en las elecciones del pasado 20 de diciembre. Un apasionante momento que varios salmantinos están viviendo en primera persona y, sobre todo, en primera fila. Uno de ellos es el diputado socialista David Serrada, quien en una entrevista con SALAMANCA24HORAS repasa la labor que ha desarrollado durante estos dos meses en la Cámara Baja y analiza la actualidad política tras no salir adelante la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

- Vaya legislatura para estrenarse como diputado en el Congreso...

- Probablemente en una de las legislaturas políticamente más intensas y apasionantes desde el inicio del periodo democrático.

- ¿Cuáles son las principales sensaciones de estos dos primeros meses en la Cámara Baja?

- La principal sensación es que estamos en el inicio de un nuevo tiempo político en el  que va a cambiar mucho la forma de hacer política dentro y fuera del Parlamento.

- Precisamente aunque el Gobierno esté en funciones y al ralentí, la actividad en el Parlamento no para. ¿Cuál ha sido la labor de David Serrada estas semanas?

- Ha sido una labor continua en hacer aquello para que lo que he sido elegido, buscar soluciones a los problemas de los salmantinos, aportar propuestas e iniciativas para mejorar la situación de nuestra provincia y ejercer una labor de control sobre lo que el gobierno hace o no hace en Salamanca. El diputado o diputada que se olvide de los jóvenes, los dependientes, los pensionistas, los parados, los investigadores o los trabajadores precarios de Salamanca, debería replantearse su situación en el Congreso. 

He presentado varias Propuestas No de Ley que el Gobierno en funciones deberá decidir si las admite o no a debate, es decir, si se preocupa o no por Salamanca. He presentado una batería de preguntas escritas que el Grupo Socialista irá registrando a lo largo de los próximos días, finalizada la sesión de investidura, y he mantenido multitud de encuentros con colectivos, sindicatos, asociaciones y salmantinos que a título particular han mostrado su interés en trasladarme diferentes cuestiones que les afectan. Tengo la puerta abierta para trabajar con todos los salmantinos y salmantinas. No podemos permitirnos seguir con muchos malos hábitos, malas prácticas, malas políticas y mala gestión en Salamanca, y para acabar con eso y abrir un nuevo tiempo tenemos que arrimar el hombro muchos.

- Los ciudadanos reclaman a los políticos que pisen más la calle y critican que los anteriores diputados de PP y PSOE sólo se preocupaban de regresar a Salamanca durante la campaña electoral.

- En el caso del PP los anteriores son los actuales, no ha habido cambios así que tampoco habrá cambios en su relación con los salmantinos, ninguno. Lo que le digo es que la política es cercanía, así la entiendo y así la practico, desde que fui elegido diputado no ha habido ni un solo día vacío en mi agenda.

- Un cambio claro, reflejo de la nueva política, ya se ha visto durante el debate de investidura. ¿Qué le diría a quienes consideran que se trata de una moda pasajera y que al final los nuevos diputados terminarán apoltronándose?

- Si queremos abrir un nuevo tiempo tenemos que empezar a construir un relato diferente, no sólo los políticos. Apoltronarse es un término que entre todos debemos contribuir a erradicar del lenguaje asociado a la política. Los partidos políticos tienen la obligación de comenzar a establecer mecanismos internos que acoten la continuidad en el ejercicio del mismo cargo por la misma persona durante un periodo indeterminado. Miro a todos los partidos, a todos, y en todos sus ámbitos, nacional, autonómico y provincial. 

- La investidura de Pedro Sánchez no ha sido posible tras la primera ronda de contactos por la negativa de PP y Podemos. ¿Conseguirá el PSOE que antes de dos meses alguno se abstenga para facilitar que haya un Gobierno o incluso que lo apoye?

- Si cambiamos la cal por el pegamento como elementos aglutinantes, no tenga duda de que lograremos los apoyos suficientes. Nosotros durante este proceso de investidura no hemos engañado a nadie, hemos hecho lo que nos comprometimos a hacer. Cuando el Rey propuso a Pedro Sánchez como candidato a la presidencia del gobierno dijimos que íbamos a mirar a nuestra izquierda y a nuestra derecha para lograr un gobierno progresista y reformista en España. 

- ¿Hasta dónde llega el límite de los socialistas mirando a derecha o izquierda, en concesiones para que PP o Podemos recapaciten?

- Al PP ya le hemos dicho que no, pero parece que al señor Rajoy y a los diputados del PP por Salamanca no les ha quedado claro. Habrá que decírselo otra vez. El PSOE no va a buscar ningún tipo de acuerdo con quien ha utilizado las tijeras como bandera política. Sobre Podemos, no hablamos de concesiones, hablamos de acuerdos y de búsqueda de puntos en común. El referéndum en Cataluña es el principal punto de fricción debido al cordón umbilical que en forma de votos une a Pablo Iglesias con la alcaldesa de Barcelona y la postura del PSOE es muy clara sobre el referéndum y sobre los problemas de convivencia en Cataluña.

- Uno de los asuntos en los que los socialistas han cedido con Ciudadanos es en la supresión de las diputaciones. ¿Qué opina al respecto? Porque en su partido hay voces discordantes, incluso su propio secretario provincial, Fernando Pablos.

- No es exactamente así como lo plantea. En mi partido y en mi provincia defendemos la necesidad de contar con instituciones que se preocupen en exclusiva de atender la gran cantidad de problemas que en su día a día tienen que afrontar los municipios menores de 20.000 habitantes, que en Salamanca son todos a excepción de la capital. Por eso hemos planteado un nuevo órgano dotado de más transparencia en su gestión, más democrático y más participativo que se va a denominar Consejo de Alcaldes. 

Soy muy respetuoso con las decisiones que se adoptan por los órganos de mi partido y con las opiniones de todos y cada uno de sus militantes. Hace solo unos días, los militantes del PSOE votamos un acuerdo que recoge 200 medidas de cambio para España. Como en el resto del país, en Salamanca el apoyo estuvo cercano al 80%. 

- ¿Es sólo Ciudadanos la única vía para formar Gobierno o cabe la posibilidad de romper el acuerdo y negociar de cero con Podemos y las demás fuerzas políticas de izquierdas?

- Recomiendo a muchos de los que hablan estos días que compren los cuadernillos de sumas y restas de Rubio y se entretengan en completarlos. La izquierda no suma lo suficiente como para que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno. Lo que no vamos a hacer es asentar la gobernabilidad de España sobre partidos que hablan de fracturar nuestro país, de desconexión con el estado español o de genocidio lingüístico. Nosotros no vamos a hacer eso. Dicho esto, los salmantinos deben saber que los dos diputados del PP de Salamanca han votado lo mismo que Joan Tardá de Esquerra Republicana de Cataluña, lo mismo que las diputadas de Bildu y lo mismo del que fuera mano derecha de Artur Mas, el señor Homs de Democracia y Libertad.

- Si en dos meses no se logra formar gobierno habrá elecciones a finales de junio. ¿Se ve David Serrada de nuevo de cabeza de lista del PSOE por Salamanca?

- En estos momentos no estoy pensando en eso. Es más, quien esté pensando en eso o en otras cuestiones de ámbito interno de mi partido se equivoca profundamente. Ahora hay que pensar en trabajar para los salmantinos y en apoyar las iniciativas que desde los órganos del PSOE se adopten para lograr que en dos meses tengamos un gobierno de cambio en España.

- Entonces, ¿ve al PSOE con más posibilidades de gobernar tras lo que está aconteciendo?

- No lo digo yo, lo dicen las encuestas. En todas se refleja un ascenso del PSOE y un claro retroceso del PP y de Podemos. Está claro que los ciudadanos valoran a quienes nos preocupamos por aportar soluciones y castigan a los que se empeñan en generar problemas. 

- Si esas expectativas no se refrendaran en las urnas y el PSOE tuviera incluso menos diputados, ¿corre el riesgo de terminar fagocitado por la izquierda por Podemos y por el centro por Ciudadanos, en un proceso similar al de la UCD en los años ochenta?

- El escenario actual es completamente distinto al que me plantea. Lo que sí tengo claro es que los gobiernos de mayoría tardarán mucho en volver y cuanto antes entendamos esto, antes podremos pasar al siguiente paso de madurez democrática, en el que algunos ya estamos, en la necesidad de encontrar lo que nos une y no en la lucha tribal en la que algunos quieren reconvertir la política.

Comentarios