Polémica ante la negativa del PP de abrir los comedores escolares en verano

Polémica ante la negativa del PP de abrir los comedores escolares en verano

Con vistas a que ningún niño se quede, al menos, sin comer una vez al día de manera correcta, la portavoz de Familia e Igualdad de Oportunidades del PSOE, Ana Muñoz de la Peña, presentó la semana pasada una iniciativa para que abrieran los comedores escolares de la región durante el verano. Además, a esta vertiente social se le sumaría otra de conciliación de la vida familiar y laboral para los padres ya que se haría a través de programas de recreo y de ocio anteriormente. De esta manera, según la también procuradora socialista, se podrían evitar estigmatizaciones de los niños.

Precisamente esa es la excusa que ha puesto el Partido Popular para no aceptar la propuesta, el hecho de que podría estigmatizar a aquellos que fueran en verano al comedor. Sin embargo, con este programa, cree Ana Muñoz de la Peña, podrían acudir otros también que sí pagaran el comedor. Por otro lado, además, se llevaría a cabo en un ambiente familiar para los niños y niñas por lo que, según explicó, es mejor que acudir a bancos de alimentos u otras organizaciones caritativas en las que tampoco tienen productos frescos o la posibilidad de realizar una alimentación equilibrada. 

La petición fue bien acogida por todos los grupos parlamentarios a excepción del PP, que alegó que ya existían mecanismos para que ningún niño o niña se quede sin comer. Entre otras se encuentra la Red de Protección a las Familias así como un servicio de centinela y alerta “que no funciona” porque solo ha dado mil, algo imposible dados los datos de pobreza existentes en la región, que se sitúa en los niños en un 22% con respecto al resto de la población, solo en un 17, lo que suponen casi 85.000 en números totales. “Hay que atajarlo. Tomar medidas contundentes y firmes”, dice Ana Muñoz. 

“La renta de ciudadanía tampoco alcanza. Hay gente viviendo de las pensiones de los abuelos y eso es imposible. Los datos son tremendos y son del Instituto Nacional de Estadística, de la propia Junta y de Unicef”, comenta la procuradora. Precisamente, la ONG data que uno de cada cuatro niños está en riesgo de pobreza o exclusión y también que casi cuatro mil viven en hogares con privación material severa. 

Una medida ya pedida

No es la primera vez que el PSOE propone abrir los comedores escolares durante el verano. Ya en los dos últimos años se produjo esta petición con idéntico resultado. Siempre el PP se ha negado aludiendo a lo mismo, a que ya existen mecanismos para paliar este problema. También en el Ayuntamiento de Salamanca, el PSOE trasladó la posibilidad que finalmente se negó, aunque sí se intensificaron las colaboraciones con Cruz Roja y Cáritas. 

Pero la portavoz de Familia e Igualdad de Oportunidades se queja, además, de que hay ayuntamientos que sí están realizando esta medida, como el de Valladolid en el verano pasado, y que están sufriendo las trabas de la Junta de Castilla y León al no permitir abrir los comedores que sí son de su competencia. Sin embargo, el coste, afirma, es en este caso casi nulo ya que el personal y las becas serían aportadas por el propio Ayuntamiento. 

“La sensación que tengo es que la Junta no quiere reconocer que el nivel de pobreza es tremendo y que esto es responsable de su gestión”, asegura Ana Muñoz, “niegan la evidencia para no hacerse responsables”, critica. Es la única explicación que encuentra a una medida que le parece esencial y que apenas supondría coste para la Junta. “Sería mucho menos de lo que cuesta durante el curso. No hablamos de un servicio nuevo, sino de una ampliación. Además, durante el verano, muchos niños no iban a acudir pero los que lo necesitan, estarían”. 

 

Comentarios