Inyección económica para adaptar plazas dependientes en la residencia Puente de Hierro

Inyección económica para adaptar plazas dependientes en la residencia Puente de Hierro

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha visitado hoy la residencia Puente de Hierro, en Palencia, un centro en el que se está desarrollando un importante proceso de adaptación al modelo de atención ‘En mi casa’ y que en la actualidad cuenta con espacio residencial, una unidad de convivencia, una unidad de atención socio-sanitaria con 11 plazas, 145 trabajadores, un servicio de comedor con 50 usuarios externos más los propios residentes y un centro de día anexo con casi 3.000 socios.

Alicia García ha avanzado que, por un lado, la Consejería tiene previsto reconvertir las plazas de validos a dependientes en esta residencia y, por otro, aprovechar la experiencia piloto que se está desarrollando con la unidad de convivencia para estructurar toda la residencia, de manera progresiva, en unidades de convivencia.

La implantación del modelo de atención ‘En mi casa’ en la residencia Puente de Hierro se está realizando en una primera fase encaminada a analizar y evaluar la mejor forma de su aplicación y los resultados en términos de beneficios para los mayores. Precisamente, a raíz de los buenos resultados, la consejera ha anunciado la intención de continuar con el proceso de transformación de todas las plazas de esta residencia a plazas para dependientes, de acuerdo al modelo de unidades de convivencia, aunque la nueva normativa no obliga a ello a los centros existentes. No obstante, la Consejería quiere realizar obras de remodelación en este centro en una apuesta por un modelo de alta calidad, ampliando estas plazas y contratando al personal necesario para estas nuevas unidades que se crearán, de tal forma que toda persona que desee ser atendida según este modelo pueda hacerlo.

Como actuación más inmediata, García ha señalado que se va a poner en marcha una nueva unidad de convivencia que permitirá contar con 16 nuevas plazas. El mes que viene se licitará la obra y en un año entrará en funcionamiento, para lo que se destinará una inversión de 500.000 euros. Al mismo tiempo, la consejera ha adelantado que la creación de nuevas plazas supondrá una ampliación de la plantilla de la residencia, con la creación de siete plazas de auxiliar de enfermería, y se van a realizar obras de remodelación en la primera planta.

Actuaciones realizadas en la residencia Puente de Hierro

Esto se suma a los trabajos que se han ejecutado en estas instalaciones en los últimos años y en los que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha invertido más de 2,5 millones de euros. Se han venido realizando actuaciones que han permitido prácticamente duplicar el número de plazas para personas dependientes, pasando de 48 a 81, poner en marcha una nueva unidad de convivencia con 16 nuevas plazas para personas dependientes y un coste de más de 600.000 euros, e implantar una unidad de atención socio-sanitaria con 11 plazas dirigidas a personas dependientes, con un coste de 63.277 euros.

Junto a esto, la Consejería ha renovado el equipamiento y ha ampliado el servicio de comedor, que es utilizado diariamente por 160 personas, 50 de ellas no residentes, y ha acometido obras para la mejora de la eficiencia energética del centro por un valor de 200.000 euros. Esta última actuación se enmarca en un proyecto de eficiencia energética en el que está inmersa la Gerencia de Servicios Sociales, junto con otros nueve centros, que permitirá un ahorro superior a los 2,7 millones de euros en los diez años de vigencia.

El modelo de atención ‘En mi casa’

‘En mi casa’ es un modelo de atención integral que se centra en las personas mayores, en sus necesidades y en sus deseos. Para ponerlo en marcha, la Junta ha aprobado recientemente los decretos de autorización y acreditación de los centros de carácter social para personas mayores que introducen elementos clave en el modelo de atención, como el ‘proyecto de vida’, ‘el profesional de referencia’ y las ‘unidades de convivencia’.

Una de las grandes novedades de esta normativa es la necesidad de que las personas usuarias de centros residenciales y de estancias diurnas cuenten con un ‘proyecto de vida’ como garante del derecho de autodeterminación de los usuarios, que debe garantizar además el control de su propia vida y deberá contener el ‘plan de apoyos’ para conseguir hacer efectivos sus deseos. Para que el ‘proyecto de vida’ sea una realidad, cada usuario de los centros contará con un ‘profesional de referencia’ que establecerá con la persona mayor una relación de apoyo, constituyendo una figura de referencia en el centro para la atención, canalización y resolución de sus problemas y demandas.

La normativa indica también que en los centros nuevos o en las ampliaciones de los existentes, el espacio se organice en ‘unidades de convivencia’, con un máximo de 16 plazas, que permitan acercarse lo máximo posible al concepto del hogar familiar y dar un paso más en la personalización de la atención. Con relación a los centros existentes, será opcional su adaptación en unidades de convivencia y se establece un sistema viable de adaptación, en su caso, para atender a las personas dependientes. Actualmente, en Castilla y León existen ya 100 unidades de convivencia y está previsto duplicar este número a lo largo de la legislatura.

Se trata de un modelo que busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores en general, tanto de aquellas que están en centros residenciales como de las que viven en sus domicilios y necesitan apoyos a su vida independiente. En este sentido, al centro residencial y al centro de día se incorporan dos nuevas modalidades de organización de los servicios: el centro multiservicio, que ofrece la posibilidad de ofrecer los servicios en el domicilio en el que resida la persona o en el propio centro –en Castilla y León existen 285 centros multiservicios-; y las unidades de atención socio-sanitaria, dispositivos de media estancia que atienden a personas con necesidades simultáneas de salud y servicios sociales hasta que se produzca el alta sanitaria –la Comunidad dispone de 104 de estas unidades en la actualidad que desde su puesta en marcha han atendido a 545 personas-.

Para impulsar la implantación del nuevo modelo, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, junto a LARES y ACALERTE, asociaciones mayoritarias en el sector de la atención a las personas mayores en Castilla y León, ha puesto en marcha un protocolo para el desarrollo de acciones informativas y de un plan de formación específico para el conjunto de los profesionales implicados en la implantación del nuevo modelo. Junto a esto, se formará también a profesionales expertos en el nuevo modelo de atención que puedan asesorar posteriormente a los centros y se establecerán mecanismos de orientación, información, intercambio y de resolución de las posibles dudas que puedan plantearse.

Comentarios