Protegido por el cosmos de cuatrocientos Caballeros del Zodiaco

Protegido por el cosmos de cuatrocientos Caballeros del Zodiaco

Si es usted coleccionista y quiere mostrar sus tesoros, puede ponerse en contacto con SALAMANCA24HORAS a través del correo electrónico redaccion@salamanca24horas.com, el teléfono 625660273 o las páginas de Facebook y Twitter

La pasión por el ‘manga’ ha llevado a Carlos Vecino, un joven salmantino, a atesorar una de las colecciones más numerosas y sorprendentes de cuantas se guardan en la ciudad. Al menos cuatrocientos Caballeros del Zodiaco se erigen en su domicilio, colocados milimétricamente cual regimiento, pareciendo esperar la llamada para cobrar vida y continuar la misión que iniciaron allá por 1986 en los tebeos y televisiones de Japón.

Aunque su origen fue el papel, los hasta entonces 108 tomos del ‘manga’ publicados dieron el salto a la pequeña pantalla y los conocidos como Caballeros del Zodiaco en España (Saint Seiya en el país nipón, por el nombre de su protagonista) se colaron en multitud de hogares a finales de los ochenta. Tal fue la aceptación del ‘anime’ que pronto comenzó la venta de pequeños muñecos, con sus correspondientes piezas de la armadura, que simbolizaban a cada uno de los caballeros de bronce, plata y oro que aparecían en las sagas de la serie, así como los enemigos. Y ahí fue justo cuando Carlos Vecino se animó con la compra de alguno de ellos, aunque no tomó conciencia de la colección hasta que en el año 2000 se emitieran en televisión nuevos capítulos de la serie.

Caballeros del Zodiaco se centra en un grupo de jóvenes guerreros, denominados santos en el manga japonés, cuya misión principal es proteger a la humanidad de las fuerzas del mal que quieren dominar la Tierra. Para sus batallas, cada caballero utiliza su energía interior ligada al universo, el cosmos, así como sus técnicas especiales y armaduras inspiradas en las constelaciones existentes en el cielo. “Ha sido la serie de mi infancia, aunque nunca llegué a tener ningún muñeco cuando era pequeño. Con el paso del tiempo, tras una reposición que hubo, me aficioné a esta colección aunque en un principio solo cogía cositas sueltas en alguna tienda”, comenta Carlos.

De las tiendas a internet

Sin embargo, la colección fue creciendo hasta tal punto de no ser consciente de lo que tenía entre sus manos. “Cuando en las tiendas prácticamente lo tenía todo mirado tuve que recurrir a Internet para ampliar mi colección y periódicamente adquiero algo”, asegura explicando que se ha puesto en contacto con diversos coleccionistas a los que les une la pasión por los Caballeros del Zodiaco y por los muñecos originales de finales de los años ochenta, aunque no siente predilección especial por ninguno de ellos. “Todos son uno más de la colección”.

Carlos Vecino explica que muñecos oficiales no habría más de cincuenta o sesenta. La cuestión por la que guarda cientos en su casa es porque colecciona caballeros aparecidos en versiones de otros países como Italia o Francia y otros secundarios y especiales. “A estas alturas todo es coleccionable”, añade, ejemplificando que hace escasas semanas se ha hecho con una riñonera de la misma temática y con un disco de vinilo.

Finalmente, y pese a tratarse de una verdadera pasión que quizás entiendan solo unos pocos, embarcarse en esta aventura “ha sido desesperante porque ves que no acabas la colección nunca. Siempre surgen y aparecen cosas que no tienes. Hay que invertir mucho dinero y hay que tener mucha paciencia”. Cada maqueta puede llegar a costar entre 60 y 100 euros y el montaje de cada una de ellas ronda la media hora. “Hay algunos que yo no tengo que pueden llegar a costar 300 euros”. Pero Carlos Vecino, aún así, no ceja en su empeño de hacer su colección más grande. “Ojalá pueda seguir quince años más y que mi hijo la pudiera continuar”.

Comentarios