Los universitarios consideran 'salir de copas' como un acto social

Los universitarios consideran 'salir de copas' como un acto social
El pasado 9 de marzo se publicaba la Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias. El aspecto que más destaca el informe es que el alcohol es la droga más extendida entre los estudiantes españoles debido a la baja percepción del riesgo que este supone, seguido por el tabaco y la marihuana. Los jóvenes españoles se inician muy temprano en el consumo de drogas. La edad media se sitúa entre los 13 y los 16 años, aunque pueden distinguirse dos etapas dependiendo de la sustancia: Entre los 14 y los 16 años se produce un aumento considerable de alcohol, tabaco y cannabis, y entre los  16 y 18 años se produce la entrada masiva de los jóvenes en el consumo de cocaína, éxtasis y anfetaminas.

En esta línea de trabajo se ha realizado un pequeño sondeo entre un centenar de jóvenes universitarios de la ciudad. A pesar de que sea un sondeo aproximativo (y los datos no sean concluyentes) reflejan, en mayor o menor medida, el consumo que se hace de diversas sustancias en la ciudad.

En primer lugar, y como no podía ser de otra forma, las drogas más consumidas son con mucha mayor frecuencia e intensidad el alcohol y el tabaco. Respecto al primero casi la totalidad de los entrevistados habían bebido este último mes y todos habían bebido alguna vez en su vida.  Una de las principales características respecto al alcohol es la manera de utilizarlo: prácticamente nadie bebe solo, es decir, "salir de copas" para los universitarios es principalmente un acto social. 

El consumo se intensifica durante los días de fiesta y con fines lúdicos (entorno al 90% así lo afirma), y sólo hay que darse un paseo de noche el fin de semana por el centro para ver esta realidad. Todo ello en una situación donde los adolescentes comienzan a beber antes y más a menudo. Las leyes contra el botellón no están dando sus frutos como demuestran las encuestas y, quizá, nuestra ciudad haya sabido capear este problema con precios asequibles por parte de los hosteleros. El tabaco es, según este sondeo, menos consumido que el alcohol (lo consume algo más de la mitad de los universitarios) y presenta algún matiz curioso: también tiene un gran componente de droga social, aunque a priori parezca que no, ya que muchos de los encuestados respondieron que sólo fumaban los días de fiesta y con más gente (entorno al 60% en ambos casos).

La marihuana, la droga ilegal más consumida

Si se atiende a las drogas ilegales la gran vencedora y más consumida es, al igual que a niveles nacionales, la marihuana y sus derivados (en el sondeo realizado, más de tres quintas partes de los encuestados afirmaba haber tomado marihuana alguna vez en su vida y un porcentaje cercano a la mitad, en el último mes). Esta droga es mucho más aceptada que las anfetaminas y metanfetaminas como el "speed" o el "mdma" que cuentan con consumos más marginales entre los universitarios  (una quinta parte dice haber consumido estas sustancias en el último mes, la mitad de los que afirman haberlas consumido alguna vez en su vida), así como un mayor rechazo que a los canabinoides. La marihuana o cannabis está bastante en boga estos días y no exenta de polémica. Casos como Uruguay, donde esta droga fue legalizada recientemente, o los EEUU donde veintiún estados ya han regulado también la marihuana para fines terapéuticos sugieren que hay un cambio de visión respecto al estatus de esta sustancia.

Sin embargo, esta tendencia parece ser la contraria en nuestro país. El gobierno propondrá en la próxima ley de seguridad ciudadana (que seguramente verá la luz en verano) un aumento de las sanciones de 300 a 1000 euros y la prohibición de los cultivos privados de dicha planta. Todo ello en un país donde el 80% de los ingresados en prisión por temas de drogas son, específicamente, por cannabis.

Otra de las polémicas recientes respecto a la marihuana en los últimos meses es la publicación en la que dos forenses de la Universidad de Düsseldorf plantean que dicha droga hubiese sido la causa probable de muerte de dos jóvenes. De confirmarse el estudio, el cual está pendiente de réplica, serían las primeras muertes directamente relacionadas con el consumo de cannabis en la historia.

Por último, el consumo de cocaína entre los universitarios es mínimo (en torno a un 10% la han probado alguna vez y cerca de un 5% en el último mes), cosa en la que seguramente tenga que ver el precio de esta, el cual se sitúa en mayores niveles que las drogas anteriormente nombradas y, por cuestiones económicas, de más difícil acceso a la población universitaria que por lo general no es asalariada.

La ONU se pronuncia a favor de la despenalización

El tema de las drogas, especialmente las ilegales, parece estar en la agenda política de muchos organismos, incuso internacionales. Tal es el caso de la ONU, que el día 14 de este mes se pronunciaba a favor de la despenalización del consumo de drogas aunque no de la liberalización del consumo de estupefacientes. Evidentemente estas declaraciones no suponen un cambio oficial respecto a la política contra las drogas pero si evidencian que desde las altas esferas de poder se plantea un cambio respecto a la "guerra contra las drogas". Guerra que todos los indicadores demuestran que los que están ganando no son los gobiernos sino las mafias.

De especial importancia es abrir un debate de estas características en nuestro país ya que somos uno de los principales consumidores de drogas del mundo, como también ha dejado visible el sondeo a los universitarios de Salamanca, ya sea de las legales como de las ilegales. Sin embargo, muchos argüirán (y no faltos de razón) que con la que está cayendo hay temas más urgentes que tratar que el asunto de las drogas.

 
Comentarios