Escasa higiene, nula seguridad y riesgo de fugas en Vitigudino

Escasa higiene, nula seguridad y riesgo de fugas en Vitigudino
No existe sala de espera para víctimas y testigos de Violencia de Género, por lo que la víctima, con la finalidad de no ver al agresor, ha de refugiarse en la Oficina Judicial mientras el detenido es conducido desde la calle. En ocasiones la víctima tiene que refugiarse en el cuarto de baño, mientras se procede a la notificación oportuna de las resoluciones adoptadas al agresor
 

La Memoria Judicial de 2016 del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León es muy alarmante al referirse al Juzgado de Vitigudino, cuyo edificio se considera “incompatible con el desempeño de la función encomendada en condiciones adecuadas de seguridad e higiene en el trabajo y debida asistencia a los ciudadanos”. 

Explica que cuenta con numerosas deficiencias de carácter estructural. No existe sala de espera para víctimas y testigos de Violencia de Género, por lo que la víctima, con la finalidad de no ver al agresor, ha de refugiarse en la Oficina Judicial mientras el detenido es conducido desde la calle. En ocasiones la víctima tiene que refugiarse en el cuarto de baño, mientras se procede a la notificación oportuna de las resoluciones adoptadas al agresor. 

Además, la falta de sala de espera determina igualmente que los ciudadanos que esperan a entrar en las vistas tengan que hacerlo sentados en las escaleras o dentro de la Oficina Judicial. En este último caso prácticamente se paraliza la actividad de trabajo, por cuanto el espacio de la Oficina es muy reducido, por lo que, si además de los funcionarios que desempeñan su función hay otros ciudadanos que han acudido a hacer trámites, abogados, procuradores, partes, peritos y testigos, el trabajo deviene imposible por la acumulación de gente que se produce. 

El edificio tampoco se encuentra adaptado a personas con movilidad reducida, ya que las puertas son estrechas, siendo imposible el acceso para sillas de ruedas. Asimismo, las personas que acuden con muletas o bastones tienen riesgo de caída por el mal estado de las baldosas. 

Igualmente, y en atención a que la finalidad del edificio es la de albergar una vivienda y no una oficina pública, son frecuentes los problemas eléctricos al no soportar la instalación eléctrica del edificio una utilización intensa simultánea, siendo habituales los cortes producidos con las videoconferencias o con el sistema de grabación de las vistas. El edificio carece de sistema de aire acondicionado, con lo que el trabajo en la estación de verano se desarrolla en condiciones de especial penosidad. 

El edificio carece de circuito cerrado de grabación o de personal de seguridad. Esta situación genera miedo y perjudica la salud en el trabajo de todos los trabajadores que desempeñamos nuestra función en el edificio. En ocasiones vienen personas muy alteradas e incluso violentas, ante las que nos encontramos completamente indefensos.

En definitiva, y a pesar de que, periódicamente, se hacen arreglos en el edificio por parte de la Gerencia del Ministerio de Justicia, la experiencia de trabajo permite concluir que las reparaciones, por muchas que sean, nunca podrán convertir el edifico actual en un lugar apto para el desempeño de un servicio público en condiciones de seguridad e higiene adecuadas, siendo la necesidad más perentoria y urgente la de la seguridad del Órgano por parte de la Fuerza Pública o de una empresa privada. 

Comentarios
Lo más