Un año desde que parte de los Cuestos de la Mota se vinieron abajo

Un año desde que parte de los Cuestos de la Mota se vinieron abajo
Hacia las cuatro de la madrugada del 16 de marzo de 2013 se vinieron abajo una treintena de metros de los denominados ‘Cuestos de la Mota’, en Benavente y, un año después, aunque el Equipo de Gobierno municipal acaba de dar por cerrada la Comisión que investigó el asunto, una parte de los ciudadanos y la oposición política en el Ayuntamiento de Benavente siguen exigiendo responsabilidades.
 
Por ese motivo, a la 12.30 horas está convocada una manifestación que parte, precisamente, de la zona frente a la cual se produjo el derrumbamiento de parte del terreno y de la polémica pasarela que comunicaba el paseo de la Mota con la carretera del Caracol. “Se trata de una obra faraónica a capricho del Partido Popular de Benavente que se vino abajo y, con ella, los cinco millones de euros que costaron los muros de consolidación, la pasarela fantasma y el coste de la reconstrucción del histórico paraje”, afirma el PSOE de Benavente.
 
Mientras el informe que maneja el Ayuntamiento de Zamora concluye que esa pasarela no provocó que se viniera abajo el terreno y echa la mayor parte de la culpa a la empresa que construyó los muros de contención de la ladera, la oposición política en el Ayuntamiento de Benavente se ha unido en la protesta convocada para exigir responsabilidades al equipo de Gobierno de la localidad y a la Junta de Castilla y León.
 
Desde el principio, las fuerzas políticas han atacado la gestión de la zona y la forma de acometer las obras de todo tipo. Sin ir más lejos, UPL consideró “desleal con los benaventanos” la actitud de la Administración autonómica y del SomaCyL al “ocultar” al Ayuntamiento y a la Comisión de Investigación creada para determinar las causas del derrumbe, que afirmaban que el talud “ya presentaba daños antes de que se construyera la pasarela”.
 
Izquierda Unida también ha criticado la situación generada con la construcción de la pasarela y la gestión del derrumbe desde diversos frentes, protestando por la petición de un préstamo para acometer las obras de reparación y por la “actitud” del Equipo de Gobierno municipal y de la Junta de Castilla y León en la secuencia de acontecimientos.
 
Por su parte, Adeiza también respalda la manifestación y coincide con el PSOE al considerar que la obra es “un proyecto faraónico que haría de Benavente una ciudad a la vanguardia en infraestructuras innecesarias, para aquellos que soñaban con tener su propio Aeropuerto de Castellón”.
 
Asimismo, UGT expresa su apoyo a la protesta ciudadana y denuncia la “falta de control sobre una obra en todo el proceso “de su pensamiento, planteamiento y ejecución; ejecución que logró realizar una de las empresas afines  a la cual, al no existir la actualidad será muy difícil pedir responsabilidades”.
Comentarios