El Ayuntamiento declara por unanimidad personas non gratas a Jesús Cruz, José Ramón Barrueco y Stop Uranio

El Ayuntamiento declara por unanimidad personas non gratas a Jesús Cruz, José Ramón Barrueco y Stop Uranio
Los cinco concejales votan a favor de la medida contra quienes “sin ser residentes ni vecinos del municipio ni representantes elegidos del mismo están causando grave daño a este municipio y a sus vecinos”
 

Los tres concejales socialistas y los dos del Partido Popular que conforman el Ayuntamiento de Retortillo declararon este martes por unanimidad personas non gratas a Jesús Cruz, José Ramón Barrueco y la Plataforma Stop Uranio de la que forman parte “porque sin ser residentes ni vecinos del municipio ni representantes elegidos del mismo están causando grave daño a este municipio y a sus vecinos divulgando de manera permanente argumentos que, sin prueba alguna, ponen en tela de juicio tanto las decisiones tomadas por las distintas administraciones como la integridad de este Ayuntamiento llegando a difamar a los miembros del Ayntamiento en medios de comunicación y redes sociales causando daños morales a la Corporación y sus familias”.

Se refieren de esta forma a la actitud contraria de los dos particulares y la Plataforma al proyecto minero de extracción de uranio a cielo abierto que la empresa australiana Berkeley pretende llevar a cabo en el yacimiento que se extiende tanto por la localidad como por Villavieja de Yeltes.

De igual modo, recuerdan que el Consistorio de Retortillo “no ha hecho ninguna intervención ni a favor ni en contra de este proyecto por lo tanto el Ayuntamiento no tiene por qué poner en duda la legalidad del proyecto ni que el mismo cumple con todas las medidas que garanticen la seguridad de las personas y el medioambiente”.

Los concejales que aprobaron la medida de forma unánime aseguran reservarse el derecho, en nombre del Ayuntamiento, “de tomar cuantas medidas sean necesarias con estas personas por el buen nombre del municipio y de nuestro Ayuntamiento”.

Desde el Ayuntamiento se recuerda, además, que en el entorno operó durante tres décadas “un proyecto similar al que se está promoviendo en este municipio sin que ninguna de las profecías apocalípticas de esas personas hayan ocurrido sino todo lo contrario; se generó riqueza, bienestar y empleo en la comarca”.

Recogida de firmas

A la vez, además de hacerse público el apoyo expreso del Movimiento Ibérico Antinuclear a los afectados, una petición a través de la Plataforma Change.org pide el cese del “acoso” a los activistas de la Plataforma Stop Uranio.

El impulsor de esta iniciativa se pregunta “¿qué han hecho Jesús, José Ramón y el resto de personas que formamos parte de la Plataforma Stop Uranio para merecer semejante título del Ayuntamiento de Retortillo?” al tiempo que pone de manifiesto que desde este colectivo “defienden y han defendido la tierra, su tierra, nuestra tierra […] el agua del río Yeltes, que es de todos y ahora se la apropia Berkeley; el Balneario de Retortillo, fuente de empleo y de riqueza para el pueblo; la dehesa, la ganadería, las encinas, el ecosistema, el medio ambiente; defienden la vida y el futuro de sus pueblos, de la gente, de sus vecinos y de la comarca entera. Nos defienden a todos”.

“¿De qué la defienden?”, prosigue preguntándose el proponente, que ofrece también la respuesta: “de una empresa australiana y sus intereses económicos, de su proyecto depredador con la tierra: la mina de uranio a cielo abierto -instalación radioactiva de primera categoría- y el almacenamiento de residuos radiactivos, no lejos, sino aquí mismo en Retortillo y también en Villavieja de Yeltes”.

El proponente califica, además, la iniciativa de Berkeley de “proyecto de destrucción y muerte para los pueblos, para su economía y para las personas”.

Solidaridad de Podemos

Podemos Salamanca ha hecho pública su postura solidaria hacia Barrueco y Cruz. A su juicio, la medida adoptada por PP y PSOE busca "criminalizar la protesta social y perseguir a todo aquel activista incómodo para sus intereses" y deja claras las intenciones detrás de esta medida, "priorizar el interés particular de una empresa, Berkeley, por encima del interés general y de bienestar de la comarca y sus habitantes". Según su portavoz, Alberto Marcos, “no sería la primera vez que esto sucede, sólo hay que recordar casos como el de El Corte Inglés o el reciente sobre el aparcamiento del parque Garrido”.

 

Comentarios
Lo más