El desequilibrio entre derechos y deberes del médico afecta a la calidad de la asistencia

El desequilibrio entre derechos y deberes del médico afecta a la calidad de la asistencia

El ejercicio de la Medicina lleva inherente una serie de derechos y deberes por parte de los médicos cuyo desequilibrio puede, incluso, llegar a afectar a la calidad de la asistencia, según se puso de manifiesto en una jornada sobre los derechos en el ejercicio de la profesión médica, organizada por las Vocalías de Medicina Privada por Cuenta Propia y por Cuenta Ajena de la Organización Médica Colegial (OMC) en colaboración de la Asociación Profesional de Médicos de Ejercicio Libre (Aspromel). 

Durante el encuentro se habló de derechos vinculados a la práctica asistencial y relacionados con en el ejercicio de la profesión, con la relación médico-paciente, con el ámbito de los sistemas de salud y el de la propia salud, en la formación e investigación y docencia, y también en el laboral y retributivo. Todos ellos como garantía también para el paciente y como soporte de la confianza y seguridad de los ciudadanos.

La jornada fue inaugurada por el doctor salmantino Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial. Recordó que las obligaciones y compromisos de los médicos están necesariamente concatenados a una serie de derechos: “es imposible servir a esos deberes sin derechos garantizados”, remarcó.

En otro momento de su intervención indicó que la profesión médica se justifica de acuerdo a la ciencia, sustentando su argumento en cuatro premisas: "Utilización siempre del conocimiento aplicado ante las necesidades de los pacientes; dicha aplicación se hará mediante el desarrollo científico e innovación; se perseguirá una búsqueda constante de las mejoras posibles; y el alcance de la excelencia sólo es posible si va acompañada de componentes éticos tal como marca el código deontológico”.

El vínculo entre derechos y deberes lo ilustró con algunos ejemplos como la libertad de prescripción, el uso de las técnicas, así como el derecho a tener un salario digno. “Salarios y condiciones de empleo son un claro ejemplo de nuestros derechos, pero también hay que considerarlos como una respuesta a los deberes con nuestros pacientes”, según sus palabras.

Por otra parte, se refirió al dilema planteado de hasta qué punto “los deberes de los médicos y sus derechos pueden estar condicionados a los medios que la Administración o el pagador nos quieran imponer", o, si por el contrario, "deberían mantenerse unos derechos o deberes constantes" Y es que, a su juicio, “la vida del paciente no solo depende del clínico sino también del entorno y del sistema en el que ejerce”.

 

Comentarios
Lo más