La Plataforma en Defensa de El Bosque critica la “chatarra publicitaria” del Jardín Renacentista 

La Plataforma en Defensa de El Bosque critica la “chatarra publicitaria” del Jardín Renacentista 
Pide la retirada de viejos carteles y señalizaciones obsoletas fruto del “exhibicionismo institucional de las administraciones”

La Plataforma en Defensa de El Bosque de Béjar (PDB)elogia las intervenciones realizadas en el Jardín Renacentista desde la puesta en marcha del Plan Director “que han traído indudables beneficios para la villa de recreo”. Sin embargo, también critican la presencia de “chatarra” acumulada desde hace más de una década -en relación a los viejos carteles informativos que aún se pueden ver en la zona- y creen que “con la nueva señalización encargada por la Junta, la cosa sólo puede ir a peor”.

A pesar de no ser “un mal exclusivo de El Bosque”, la Plataforma cree que en un jardín histórico “los excesos carteleros resultan más antiestéticos, afeando todo con su chirriante presencia”. “La chatarra institucional en forma de paneles temporales para la publicitación de obras, las placas conmemorativas innecesarias, el mobiliario urbano barato y de mal gusto, la señalización diversa y caótica, los artefactos sin uso, las veleidades inútiles y ajenas al lugar o los paneles informativos redundantes son engendros que se reproducen como setas en nuestra villa de recreo y en otros monumentos y conjuntos históricos casi tanto como la basura de los alpinistas en el Everest o la chatarra espacial en ciertas órbitas terrestres”. 

A juicio de la Plataforma no es un problema de educación, sino de “exhibicionismo institucional de las administraciones y de afán de protagonismo de nuestros políticos, que tratan de sacar la mayor tajada a cualquier obra que se realice, aunque se financie con el dinero del contribuyente: nosotros pagamos la fiesta y ellos se sacan la foto, dejando a su paso toda clase de residuos”.

Apela, además, a la normativa de patrimonio al respecto y considera paradójico que sea la propia autoridad en materia de patrimonio “la causa principal de esta acumulación de mamotretos y de basura, trastos impropios de un jardín histórico”. “Al menos podrían tener la deferencia de llevarse la chatarra obsoleta antes de instalar nuevos armatostes: el gremio de chamarileros estará encantado de ayudar”, añaden y piden a la Junta de Castilla y León que retire de El Bosque el cartelón publicitario de la última campaña de obras, la lona clavada sobre el muro oeste del palacete, la chapa conmemorativa de 2003 con su pedestal oxidado, la placa conmemorativa de 2016, el pivote “absurdo” que estorba el paseo junto al pretil sur del estanque y, en general, “toda cochambre ajena a esta villa de recreo”. En esa línea, esperan que el Ayuntamiento unifique la señalización vial para proporcionar al público una información “eficaz, bien diseñada y puesta al día, evitando letreros redundantes cada pocos metros”. 

Comentarios