Madrugada con aires andaluces al compás de la Hermandad Dominicana

Madrugada con aires andaluces al compás de la Hermandad Dominicana

De la Iglesia del Convento de San Esteban, de los Padres Dominicos, parte una de las procesiones más bellas de la ciudad. A las 5:00 horas de la madrugada del Viernes Santo, tres nazarenos a caballo abrían el cortejo de la Hermandad Dominicana. Aires andaluces para una procesión que fueron inspiración en el estilo fundacional de esta cofradía allá por 1944. Cientos de salmantinos, como cada año, abarrotaron la Plaza del Concilio de Trento para ver la salida de los pasos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y de Nuestra Señora de la Esperanza.

Cuando la cofradía tomó por completo la calle Palominos y parte de la Rúa, todavía en San Esteban se estaba produciendo uno de los momentos más esperados por los fieles devotos de esta procesión. El palio de Nuestra Señora de la Esperanza estaba saliendo por la puerta de los Dominicos ofreciendo un juego de brillos fruto del impacto de la luz sobre los bordados de las bambalinas del paso que realzaron más la imagen mariana, que este año estrena toca de sobremanto y saya. Ambas piezas donadas por dos hermanos de la Dominicana.

Fue en la Catedral Nueva donde se incorporó a la procesión el tramo y el paso de Nuestra Señora de los Dolores (La Piedad). Una de las tallas más bellas y de mejor factura de las que procesionan en la Semana Santa de Salamanca. Ya unida la procesión, buscando la luz de los primeros rayos de sol, prosiguieron su caminar hacia la Plaza Mayor antes de regresar a la Iglesia del Convento de San Esteban, donde tiene lugar la despedida de la hermandad levantando los cuatro pasos.

Mientras Pasión, Buena Muerte y Esperanza se refugian de nuevo en los muros de los Dominicos, el tramo de La Piedad camina para hacer lo propio en la Catedral. Así hasta una nueva y emotiva madrugada de Viernes Santo, cuando la Hermandad Dominicana vuelva a salir entre ‘olés’ y ‘vítores’ protagonizando una procesión que, al igual que la de Jesús Despojado, nos recuerda a otras del sur.

LA PROCESIÓN

PASOS: Nuestro Padre Jesús de la Pasión (Damián Villar, 1945), Santísimo Cristo de la Buena Muerte (Anónimo, S. XVII), Nuestra Señora de los Dolores (Luis Salvador Carmona, 1760) y Nuestra Señora de la Esperanza (Damián Villar, 1952; Javier Roán, 2001).
ACOMPAÑAMIENTO MUSICAL: Agrupación Musical La Estrella (Nuestro Padre Jesús de la Pasión), Agrupación Musical Cristo Yacente (Santísimo Cristo de la Buena Muerte), Banda de Cornetas y Tambores La Paz (Nuestra Señora de los Dolores) y Banda de Música Ciudad del Tormes (Nuestra Señora de la Esperanza).
ITINERARIO: (Viernes Santo, 5:00 horas): Iglesia de San Esteban (PP. Dominicos), Plaza del Concilio de Trento, San Pablo, Palominos, Rua Mayor, Pla y Deniel, (incorporación de Nuestra Señora de los Dolores, que sale de la SIB Catedral Nueva por la Puerta de Ramos), Calderón de la Barca, Libreros, Plaza de San Isidro, Rua Antigua, La Compañía, Meléndez, Plaza del Corrillo, Plaza Mayor, Plaza del Poeta Iglesias, San Pablo, Plaza de Colón, Juan de la Fuente, Rosario, Atrio de San Esteban e Iglesia de San Esteban (PP. Dominicos). Nuestra Señora de los Dolores regresa a la SIB Catedral Nueva de Salamanca por Plaza del Concilio de Trento, Tostado y Plaza de Anaya entrando al templo por la Puerta de Ramos.
HÁBITO DEL NAZARENO: Túnica en forma de sotana, de lienzo crudo, con botonadura negra al frente y en la bocamanga y ceñida por un cíngulo de esparto de siete vueltas. Capa de raso o similar, de color negro, y capirote confeccionado en el mismo tejido siendo negro para los nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y Santísimo Cristo de la Buena Muerte, rojos para los nazarenos de Nuestra Señora de los Dolores y verdes para los nazarenos de Nuestra Señora de la Esperanza. Además de guantes blancos, calcetines blancos y zapato negro.

Comentarios