Firmado el Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros

Firmado el Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros

El Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros 2016-2020, que esta mañana ha rubricado el presidente Herrera con patronal y sindicatos, surge de la necesidad de revertir el progresivo declive socioeconómico que sufren los pueblos de la Comunidad que durante años han vivido esencialmente de la minería del carbón y, por lo tanto, se han visto profundamente afectados por la crisis del sector.

Su elaboración está prevista en la Ley 7/2015, de 30 de diciembre, de Medidas Tributarias, aunque el Gobierno autonómico ya había asumido el compromiso de poner en marcha políticas de reactivación en las cuencas mineras con su adhesión al Foro para el Futuro del Sector del Carbón y de las Cuencas Mineras, formalizada el pasado 2 de diciembre.

La Junta ha optado por integrar en la estrategia a un total de 81 municipios pertenecientes a las provincias de León y Palencia. En esta relación figuran los 31 del grupo 1 –contemplados en el Real Decreto 675/2014– y los 50 del grupo 2 –así definidos en el RD 1112/2007–, puesto que, además de presentar continuidad geográfica, comparten la misma problemática, como ha sido reconocido por anteriores Planes del Carbón estatales.

El documento, que parte de un análisis exhaustivo de la zona de influencia en términos demográficos, económicos y laborales, articula una amplia batería de medidas estructuradas en siete ejes complementarios entre sí. Este Plan no renuncia a apoyar la minería, y por eso el primero de sus epígrafes comprende las reivindicaciones que Castilla y León se compromete a continuar defendiendo ante instituciones nacionales y europeas para garantizar el futuro de una actividad extractiva estratégica.

Creación de un instituto tecnológico de aplicaciones del carbón y derivados

En segundo lugar, y en la misma línea, se plantea la promoción de nuevas actividades basadas en usos alternativos del carbón. Se creará un Instituto Tecnológico de aplicaciones del carbón y recursos minerales en las instalaciones de la Fundación Santa Bárbara, que será también Centro de Fabricación Avanzada sobre materiales derivados.

Además, para aprovechar las infraestructuras y la experiencia acumuladas en las cuencas, el Plan propone desarrollar proyectos de investigación de utilidad para otros ámbitos distintos de la minería, como la obra pública o la lucha contra los incendios. También se convocará una línea específica de ayudas a proyectos de transferencia sobre aplicaciones del carbón y para el uso de grafeno.

La diversificación productiva de los municipios mineros, tercera directriz, es clave para la regeneración demográfica, económica y laboral de estas zonas y se cimentará en los recursos endógenos, el turismo, el comercio o las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). La Junta regulará un nuevo sello de origen bautizado como ‘Tierras Mineras’, que identificará los productos y servicios ofrecidos por empresas y establecimientos de la zona.

Los proyectos empresariales que se asienten en las cuencas tendrán preferencia en las convocatorias de subvenciones y lograrán financiación ventajosa a través de la Lanzadera Financiera. Se habilitarán dos instrumentos específicos para canalizar recursos hacia el tejido productivo. El primero, el Fondo Sodical Riesgo Tierras Mineras, dotado con 10 millones de euros, tendrá por objeto la participación hasta el 49 % del capital en proyectos industriales viables. La segunda herramienta, el Fondo Sodical Semilla Tierras Mineras, se nutrirá con un millón de euros para apoyar a los emprendedores en el despegue de pequeños negocios.

Facilidades para el asentamiento en suelo industrial y apoyo a emprendedores

El anclaje de nueva actividad empresarial en las zonas mineras constituye un reto de primer orden, por lo que, además de financiación ventajosa, los empresarios dispondrán de facilidades para instalarse en suelo industrial. La Junta aplicará una reducción del 50 % en el valor de tasación de las parcelas ubicadas en polígonos gestionados por la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE). Además, se abrirán tres nuevas oficinas ADE Tierras Mineras para acercar los servicios de apoyo al emprendedor, dos de ellas localizadas en la provincia de León y una en Palencia.

Con carácter más específico, el Plan contiene medidas para la dinamización de la industria agroalimentaria, el impulso de la artesanía y el comercio, acciones de restauración y reforestación y actividades de explotación de recursos forestales (como biomasa y fabricación de madera). Asimismo, los 81 municipios integrados en la estrategia serán considerados zona de actuación preferente en la concesión de ayudas a las operadoras encargadas de redes y servicios de telecomunicaciones, con el fin de reducir la brecha digital.

Promoción del turismo y nuevos establecimientos

El turismo se erige como el sector con mayor potencial para la dinamización de las cuencas carboníferas, no sólo por la riqueza natural y cultural del territorio, sino por el carácter singular del patrimonio minero. Uno de los proyectos más importantes que se acometerá es la ampliación de la estación de esquí de la Leitariegos-Valle Laciana. De forma general, la Junta contribuirá a la promoción turística nacional e internacional del entorno, en particular mediante la convocatoria de encuentros con operadores y a través del diseño de nuevas actividades e itinerarios.

Además, en el marco del Plan Turismo-Compras previsto en la Estrategia para el Comercio de Castilla y León 2016-2019, se convocará una línea de subvenciones específica para promover un nuevo concepto de establecimiento comercial, que fusione el abastecimiento de bienes de primera necesidad con la prestación de servicios adicionales, como el de información turística. Estas tiendas podrán hacer uso del sello Tierras Mineras y promocionar los productos autóctonos.

Colectivo preferente en las líneas de empleo

El cuarto eje del Plan incorpora medidas para fomentar el emprendimiento, como la puesta en marcha de un banco de ideas y de tres incubadoras de proyectos que ofrecerán 18 meses de gestación gratuita, o la línea de subvenciones ya habilitada para nuevos autónomos. La quinta directriz articula acciones para la cualificación del capital humano.

El sexto apartado se refiere al empleo. Los trabajadores desempleados procedentes de empresas mineras tendrán la consideración de colectivo en especial situación de dificultad, por lo que gozarán de preferencia en las líneas de apoyo emanadas del Consejo del Diálogo Social.

Impulso a polígonos industriales y puesta en marcha de viveros de empresas

El último capítulo está enfocado a la ejecución de infraestructuras y mejoras en la prestación de servicios que configuren un entorno más atractivo para el asentamiento de empresas y, con ello, la creación de puestos de trabajo, lo que a su vez contribuirá a fijar población en el medio rural. Así, están previstos proyectos relacionados con la ampliación y mejora de polígonos industriales y la creación de viveros de empresas.

En este último apartado destaca por su singularidad la puesta en marcha de un vivero de carácter agroalimentario. Se trata de habilitar unas instalaciones de cocina de usos múltiples para que los emprendedores puedan utilizarlas en un régimen de alquiler beneficioso y por un tiempo limitado en la fase más primitiva de su negocio, lo que les evitará el desembolso inicial de costosas inversiones.   

Un mínimo de 25 millones con cargo al presupuesto autonómico

La batería de medidas previstas pretende dinamizar una zona extensa, pero homogénea en cuanto a las características comunes que presentan las 81 localidades que la integran. La radiografía demográfica revela que la disminución de habitantes sufrida por estos municipios en la última década (algo superior al 11 %) ha sido ocho veces mayor que en el conjunto de la Comunidad. En términos de empleo, cabe destacar que de los 6.106 afiliados al Régimen Especial de la Minería del Carbón que ha perdido el país entre 2005 y 2015, el 45 % pertenecen a los municipios mineros incluidos en la estrategia.

El Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros 2016-2020 contará con una partida anual mínima de 5 millones de euros con cargo a los presupuestos autonómicos –al menos, 25 millones en todo el periodo–, a lo que se espera sumar los recursos que aporten las diputaciones y entidades locales afectadas para proyectos conjuntos, además de los fondos que canalice el Gobierno a través del nuevo Marco de Actuación para la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras 2013-2018.    

Un plan gestado a partir de una amplia y heterogénea participación

La Consejería de Economía y Hacienda, responsable del Plan, ha dado participación en él a una amplia y heterogénea variedad de instituciones y agentes económicos y sociales. Ha solicitado e incorporado, en su caso, aportaciones del Foro para el Futuro del Sector del Carbón y de las Cuencas Mineras –integrado por Cecale, CCOO, UGT y la propia Junta–, a la Asociación Española de Municipios Mineros del Carbón (ACOM), a los ayuntamientos de los pueblos amparados por la estrategia y a las diputaciones de León y Palencia.

El documento, a cuya confección han contribuido todas las Consejerías del Gobierno autonómico, será aprobado por el Consejo de Gobierno y remitido a las Cortes para su posible aprobación por mayoría absoluta.

Comentarios
Lo más