Realidades y mitos en la terapéutica con plantas medicinales

Realidades y mitos en la terapéutica con plantas medicinales
El Museo de la Ciencia de Valladolid acogió la charla Realidades y mitos en la terapéutica con plantas medicinales, una conferencia incluida en el IV ciclo Increíble pero falso, que correrá a cargo de Alfonso Velasco Martín, catedrático Emérito de Biología Molecular, Histología y Farmacología de la Universidad de Valladolid.
 
La Fitoterapia estudia el tratamiento de las enfermedades considerando las plantas o sus derivados parte del arsenal terapéutico. En esta línea, es común la creencia de que las plantas son seguras porque son naturales, por lo que éstas se vienen empleando desde la antigüedad. Sin embargo, no siempre es correcta esta afirmación. “Algunas plantas, como el acónito o la adelfa, son muy tóxicas; y otras, como el gingseng, están contaminadas o pueden ser adulteradas, lo que puede ser objeto de una identificación errónea”, explica el ponente. 
 
También se dan intersecciones entre medicamentos y plantas medicinales, por ejemplo, “el regaliz antagoniza a los fármacos antihipertensivos; y el ajo y el gingseng potencian los efectos de los fármacos anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios, provocando cuadros hemorrágicos”.
 
Por otro lado, el contenido de principios activos de las plantas es muy variable dependiendo de muchos factores como características del terreno o la pluviosidad. Por todo ello, durante la conferencia, Alfonso Velasco Martín explicará cómo en algunos casos es “muy importante valorar la eficacia de las plantas mediante ensayos clínicos controlados, al igual que se hace con los fármacos”.
 
Trayectoria académica
 
Alfonso Velasco fue alumno interno numerario de Farmacología de la Facultad de Medicina de Valladolid de 1962 a 1965 y, posteriormente, en 1966, doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Trabajó como profesor agregado Numerario de Farmacología Bioquímica en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense; y como catedrático Numerario de Farmacología de las Universidades de Córdoba (1976-1979) y de Valladolid (1979-2012).
 
Su campo de investigación es la Neuropsicofarmacología, donde cuenta con 58 publicaciones revistas internacionales. Además, es médico especialista en Farmacología Clínica y Análisis Clínico, académico de número de la Asociación de Médicos Escritores y Artistas (ASEMEYA) desde 2005, y socio de número y director de la sección de Ciencias del Ateneo de Valladolid. En 2012, fue nombrado catedrático emérito de la Universidad de Valladolid.
Comentarios