La caída de precios de mercado, motivo por el que pese a subir el turismo baja el empleo en hostelería

La caída de precios de mercado, motivo por el que pese a subir el turismo baja el empleo en hostelería
El mes de enero de 2014, según los últimos datos del INE, fue bueno en cuanto a turismo se refiere. Así, se registraron 2.000 mil visitantes más respecto a 2013, al pasar de 36.737 a 38.930 turistas, y lo mismo ocurre con las pernoctaciones, que subieron de 67.601 a 68.668. Con una estancia media de 1,76 días, Salamanca fue líder del turismo regional en cuanto a ocupación. 
 
Sin embargo, y pese a los buenos resultados, el sector servicios fue el único con más parados que hace un año. En enero hubo 998 parados más en la provincia de Salamanca, correspondiendo 985 al sector servicios, que subió más que el año pasado. Así, se registraron 23.319 parados en hostelería y comercio, 337 más que hace un año.
 
En opinión del presidente de la Asociación de Hostelería de Salamanca, Alaín Saldaña, la caída de precios de mercado ha motivado un reajuste de las plantillas una vez concluida la campaña de Navidad y por ello ha descendido el pico de puestos de trabajo. “Son reajustes de resultados para aliviar la caída de precios. Se trata de meses habituales en los que se repite lo mismo y el profesional lo sabe”.
 
Pese a ello Saldaña asegura que “esta situación se va a paliar a partir de ahora, y siendo positivo y realista de cara a Semana Santa esperamos una ocupación por encima de 2013”.
 
“Se han producido reajustes de explotación y en marzo y abril esperamos que se aumente la dinámica”, afirma el responsable de los hosteleros, que anima a los empresarios a luchar por incrementar la cuenta a través de precios medios. “Tenemos que entre todos poner en valor la infraestructura hotelera salmantina. Porque si tenemos la infraestructura y los profesionales óptimos, es una labor de todos ponerlos en valor”, comenta.
 
Rozando el umbral del beneficio
 
Las ofertas tan agresivas en el sector hotelero motiva la pregunta de si se está vendiendo por debajo de los costes de producción. A este respecto Alaín Saldaña asegura que no se ha llegado a ese punto, “pero sí que rozamos el umbral del beneficio”.
 
El reajuste de las plantillas hace además que Salamanca no sea una ciudad de temporalidad, es decir, que solo abra 9 meses al año y cierre el resto, como sucede en otras ciudades. “No queremos bajo ningún concepto que suceda esto”, afirma Saldaña.
 
Comentarios
Lo más