UGT ve una oportunidad y una obligación adaptarse a la cuarta revolución industrial

UGT ve una oportunidad y una obligación adaptarse a la cuarta revolución industrial

El concepto de Industria 4.0 plantea unos cambios de tal calado en las empresas del sector industrial que hacen que se hable del surgimiento de la cuarta revolución industrial. Este nuevo paradigma industrial se apoya en la digitalización total de las fábricas apoyándose en tecnologías tales como el Internet de las cosas, los sistemas ciberfísicos, la fabricación aditiva, ciberseguridad, cloud computing o el big data entre otras.

Así lo puso de manifiesto esta mañana el secretario general de UGT en Salamanca, José Luis Hernández Rivas, quien aseguró que ante este cambio de gran calado para el sector industrial “desde UGT nos hemos propuesto entender en qué consiste y qué implicaciones puede tener sobre el empleo. Percibimos que la formación se está constituyendo como un aspecto fundamental en este nuevo paradigma y, por tanto, pretendemos prestar especial atención que se presentan para la formación de los trabajadores”.

Salamanca ha acogido este jueves unas jornadas sobre, precisamente, la cuarta revolución industrial y que ha contado con la participación del secretario de Política Sindical, Industrial y Empleo de UGT en Castilla y León Raúl Santa Eufemia. “En España se está ralentizando y siendo lenta la adaptación de la industria al modelo 4.0, pero en breve se estima que pueda haber una vorágine en la que incluso se vea sobrepasada por la industria 5.0. La máxima preocupación sobre cómo enfocar esta industria en cualquiera de los sectores es la cuestión formativa, el mercado laboral y trabajadores. La formación de los jóvenes necesita estar adaptada a este tipo de industria y a su vida laboral. También es importante el reciclaje de los trabajadores a estas revoluciones y parados”, señaló.

Por otra parte, aclaró que el mayor problema con el que se encuentran las pequeñas y medianas empresas es “la adaptación de sus inversiones”. “Todas aquellas que estén ligadas a proyectos innovadores, con un esfuerzo en grandes dimensiones se están llegando a adaptar. El problema se da en sectores y en empresas más pequeñas, que por mucho que quieran llegar a hacer están a la cola del resto de Europa”. Finalmente, indicó que la robotización y la llegada de las más nuevas tecnologías no tienen que suponer la pérdida de empleos. “Se pueden crear empleos muy técnicos y profesionales. Este modelo de industria no puede verse abocado a pérdida de empleo, porque al final es intentar adaptarte a la calidad del producto. Pero la mano de obra menos profesionalizada se verá afectada y habrá más problemas para crear puestos de trabajo”.

Comentarios