Íntimo Perú, un viaje cultural del Amazonas al Tormes

Íntimo Perú, un viaje cultural del Amazonas al Tormes
La asociación de peruanos en Salamanca conserva un espacio para sus costumbres y sus raíces. Este sábado tocó celebración con música, danza y gastronomía típica del país andino En la actualidad, sus miembros trabajan repartiendo comida para los más necesitados junto a Banco de Alimentos

La Asociación Íntimo Perú se fundó el 28 de marzo del año 2013, reunidos 18 peruanos residentes en Salamanca, con José Luis Chávez elegido como presidente. Hoy afronta su segunda etapa al frente de la asociación con la motivación de encontrar un lugar donde recuperar sus raíces, en definitiva, atraer sensaciones que pertenecen a otro tiempo y espacio. Tal y como fue en origen.

Estatutos redactados y documentación en regla, empezaron a trabajar. Durante su primer año constituidos formaron grupos de danza y exhibieron sus mejores intenciones, así como sus trajes típicos, su música y su excelente gastronomía en las fiestas del barrio junto a la asociación Avesal en la plaza de la Concordia. “Se hizo causa rellena, la famosa mazamorra morada, que es tipo arroz con leche, y una especie de patata cocida con crema”, recuerda José Luis Chávez.

Fue una primera toma de contacto que se prolongó con colaboraciones junto a Cruz Roja y otras organizaciones, celebraciones y actividades propias. Íntimo Perú ha tenido como pico más alto de afiliación 120 socios, aunque ahora están en torno a 80 y pertenecen a distintos países. “Peruanos somos entre 30 y 40, también hay ecuatorianos, búlgaros, españoles y colombianos”, enumera.

Entre sus fechas más señaladas se encuentra la festividad de la Hispanidad. Durante sus primeros años como asociación acudieron a celebrarla con un desfile de trajes típicos y un certamen de danzas, aunque recientemente han dejado de desarrollarlo tal y cómo lo hacían porque el Ayuntamiento les solicita la contratación de un seguro por cada unos de los integrantes de la marcha, y no pueden costearlo.

Igualmente, se reúnen para celebrar otras fechas señaladas como el día del padre, que para ellos es el tercer domingo de junio o el día de la madre, que en su calendario festivo es el segundo domingo de mayo. No faltan las chocolatadas, tan típicas de su tierra, ni el bizcocho panetón, ni los regalos para los cerca de medio centenar de niños que tienen relación con la asociación. La pasada Navidad compraron un regalo para cada uno de ellos, autofinanciándose a través de una actividad.

Desde el año 2014 celebran una festividad religiosa. “Sacamos 'en andas' al Señor de Los Milagros, que es un Cristo de Perú del que somos muy devotos”, sostiene José Luis Chávez, que agradece la ayuda del párroco de la Iglesia San Marcos, el padre Fernando, que colabora en esta fecha. Además, ahora el Cristo tiene su propia hermandad y es independiente de la asociación.

La financiación es uno de los principales problemas que encuentran para desarrollar sus funciones. Santiago Barboza, colaborador de Íntimo Perú, revela que les cuesta obtener ayudas. “Siempre falta algún papel o sucede algo que nos impide acceder a una subvención”, confiesa. No obstante, recalcan que la asociación está correctamente constituida y pertenece al registro municipal.

No en vano, a menudo deben recurrir a la carpeta de la documentación porque la Policía Local se presenta en su puerta. “La Policía sabe que somos una asociación que reparte alimentos, pero hay un vecino que nos debe tener manía porque siempre nos denuncia por frutería ilegal”, comentan Santiago.

En la actualidad, los miembros de Íntimo Perú trabajan con el Banco de Alimentos en el reparto de comida para los más necesitados. Salamanca Acoge ha asumido las valoraciones de asistencia social para colaborar en esta misión. También han participado en el proceso de selección de las grandes recogidas de Banco de Alimentos.

Conviven con los vecinos en armonía y en la más absoluta normalidad con el entorno, recuerdan que tal vez al principio sufrieran algún ataque racista pero insisten en que Salamanca es una ciudad tranquila.  “Como tenemos españoles dentro de la asociación, no hay problema. De hecho, tenemos un amigo que está separado, no tiene trabajo ni recursos y siempre viene a ayudarnos. Luego están las peruanas que están casadas con españoles y también participan. No hay problema”, agradecen.

“Merece la pena esta asociación por no perder nuestras costumbres pero yo siempre digo que la integración no puede ser solamente entre nosotros, tenemos que saber integrarnos en la sociedad española, no podemos apartarnos, tenemos que vivir junto a los españoles y participar en las asociaciones de sus barrios, en sus CEAS y en sus colegios, para que vean que somos gente buena y trabajadora”, concluye José Luis Chávez, enviando un mensaje de integración e interculturalidad que, a buen seguro, está presente entre sus compañeros y vecinos.

 

Comentarios
Lo más