"Ser sacerdote en Puente Ladrillo me ha hecho más humano, fraterno y feliz"

"Ser sacerdote en Puente Ladrillo me ha hecho más humano, fraterno y feliz"
Antonio Romo Pedraz se ordenó sacerdote el 29 de marzo de 1964 y desde entonces ejerció su ministerio como párroco en San Morales, misionero en Madrid, formador en el Seminario de Calatrava, Capellán en el Hospital Virgen de la Vega, Consiliario de A.C. Junior y párroco de los barrios salmantinos de Ciudad Jardín y Puente Ladrillo desde 1990. Los que le conocen, destacan que Antonio Romo es un ejemplo de humildad, de bondad total. Su labor solidaria y entrega a los demás le hizo merecedor en 2001 de la Medalla de Oro de la Ciudad.
 
Este fin de semana el barrio de Puente Ladrillo le rinde homenaje por su trayectoria como párroco a lo largo de un total de cincuenta años y todo lo que ha hecho por su gente mientras ha sido sacerdote del lugar. Hoy ha comentado Romo ante los vecinos de Puente Ladrillo “que estar allí ha sido una etapa muy feliz porque el barrio me ha hecho sentir como uno más de la familia. Me han enseñado también a ser cura”.
 
Antonio Romo se acuerda perfectamente de sus inicios en Puente Ladrillo, cuando subían al barrio desde el Seminario a atender a las familias necesitadas del mismo. “Esto era como un pueblecito y yo siempre me encuentro muy agusto en los pueblos. Vine por aquí y poco a poco me encariñé con Puente Ladrillo y tal fue eso que me asignaron esta parroquia sin lugar a dudas”. “El ser sacerdote en Puente Ladrillo me ha hecho más humano, más vulnerable, más fraterno y más feliz”.
Comentarios