La galería urbana del barrio del Oeste se extiende al resto de la ciudad

La galería urbana del barrio del Oeste se extiende al resto de la ciudad

Durante las últimas semanas un energúmeno o energúmenos se están dedicando a pintar las esculturas del casco histórico de Salamanca. Incluso se ha atrevido con el milenario verraco del Puente Romano, lo que puede ser considerado como un delito contra el patrimonio, penado con cárcel. Las reacciones negativas hacia los grafiteros se suceden, pero cabe diferencias entre ‘pintamonas’ que sólo se dedican a ensuciar y verdaderos artistas que embellecen la ciudad.

La galería urbana promovida en el barrio del Oeste, con la decoración de fachadas de edificios, mobiliario urbano, escaparates y puertas de garaje, se está extendiendo por el resto de la ciudad gracias a un programa municipal. Murales que se suman a los que en su día dejaron el congreso mundial de tierras silvestres en la calle Víctimas del Terrorismo con la obra ‘EnArbolar’ del colectivo Boa Mistura o la obra de Abel Ferreras en el cruce de la avenida de los Cipreses con el paseo de la Estación.

Ahora la capital charra cuenta con tres nuevos espacios decorados con arte urbano gracias al programa de grafitis promovido por el Ayuntamiento. Esta iniciativa persigue facilitar a los jóvenes el desarrollo de este arte urbano de forma controlada, a la vez que se acondicionan diferentes lugares de la vía pública dignificando la ciudad. Está dirigido a jóvenes artistas de edades comprendidas entre los 14 y los 30 años, bien de forma individual o colectiva. 

En concreto, esta edición se han decorado tres espacios situados en una de las paredes del Túnel de la Televisión, en otra de la calle San Justo, entre el número 22 y 26, y en el Paseo de la Estación número 50. Los trabajos presentados debían ser inéditos y a color y no se admitían aquellos que tuvieran contenidos partidistas, religiosos, irreverentes, obscenos, xenófobos, sexistas, homófonos, racistas, ofensivos o cualquier otro que atente contra la dignidad de las personas y los derechos humanos.

El Ayuntamiento ayuda a los jóvenes en esta labor aportando 500 euros a cada uno para sufragar el coste de las pinturas y material necesario para realizar la obra en el muro o la pared propuesta por los artistas. La iniciativa está enmarcada en el segundo Plan de Juventud del Ayuntamiento de Salamanca dentro de las medidas encaminadas a la promoción de jóvenes artistas. 

 

Comentarios