Chamberí infantil

Los infantiles del Chamberí son el más claro ejemplo de progresión. De menos a más, han conseguido meterse en la zona alta de la tabla de la Segunda Provincial hasta poder aspirar, incluso, al ascenso. No será fácil ya que están a tres puntos de este aunque el Béjar Industrial cuenta con un partido menos. Los enfrentamientos directos, eso sí, tendrán mucho que decir en esto.

Tal es la progresión que en la segunda vuelta, incluso, no han perdido todavía. Es el único equipo que ha conseguido tales resultados. Detrás de eso solo puede haber un trabajo encomiable, en especial de los propios jugadores que lo dan todo en cada encuentro. De hecho, solo cuando esto no ha ocurrido y se han producido ciertos despistes, el conjunto ha perdido.

El principal problema de este conjunto no es otro que la falta de jugadores. Con quince como máximo deben ir a cada partido y cuando falta alguno, se nota. Eso sí, la suerte les ha dado un respiro y las lesiones no han hecho mella de momento en una plantilla que está dividida entre gente de primer y segundo año por lo que la continuidad está asegurada.

Y si su mayor problema es el corto plantel, su mayor aliado es su campo. En casa cualquier conjunto rival sufre y fuera, les toca a ellos. En campos pequeños, con su sistema bien plantado, consiguen hacerse fuertes con una presión con las líneas muy juntas y corriendo luego arriba. Esto no se puede hacer tan bien en campos más grandes y aparecen huecos que acaban siendo vitales.

El césped, sin embargo, ha ayudado mucho al club. No es lo mismo jugar sobre tierra que sobre un terreno mucho más regular en el que el progreso se puede hacer mucho más rápido. Además, también ha conseguido que los jugadores quieran quedarse en el club más que antes para asegurar el Chamberí por muchos más años.

Esta motivación también les está sirviendo esta temporada. En los partidos grandes han conseguido sacar muchos puntos y ahora que se ven capaces de aspirar a todo, también. Con presión están funcionando mejor y ahora no pueden bajar los brazos después de todo lo que han sufrido y trabajado para remontar. De hecho, el entrenador, Javi, quiere agradecer a todo el equipo su fenomenal comportamiento tanto dentro como fuera del campo.

Y es que esta segunda parte también es fundamental en el conjunto. El compañerismo, sobre todo, pero también el respeto por el árbitro y el rival es lo primero. Lo del fútbol ya irá llegando pero lo prioritario es ser personas por encima de futbolistas, como no podía ser de otra manera.  

La plantilla está formada por Jorge y Javi (porteros); Augusto, Dilan, Pedro, Javi, Álvaro y Robert (defensas); Cristian, Raúl, Robert Garrido, Omar, Fran (centrocampistas); Juan y Jorge (delanteros); Javi (entrenador).

Comentarios