Jai Alai juvenil A

Los juveniles del Jai Alai están cerca de conseguir un ascenso a Primera que ya habrían conseguido en la temporada pasada de no apellidarse B. Sin embargo, en el club lo hacen todo por la edad y este grupo, cuarto en la temporada pasada, disputaba su primer año en la división. Ahora, con un año más de experiencia, son segundos a solo dos puntos del Navega B, a quien pueden adelantar esta misma semana ya que los rojillos descansan.

Para ello, eso sí, deberán vencer a un Hergar Camelot B que también marcha en la zona alta y que, a buen seguro, pondrán las cosas difíciles. Sin embargo, en el Jai Alai confían en sus posibilidades a pesar de las dificultades que tienen a la hora de entrenar. Apenas dos horas y media tienen para preparar los partidos de los que, además, media es compartido con varios conjuntos. El resto de las dos horas lo tienen que hacer en solo medio terreno de juego del Rosa Colorado.

El premio, incluso con ello, está cerca de producirse, aunque la confianza no sea buena consejera. Y este premio es todavía mayor para este equipo que tiene claro a quién iría dedicado. Ismael era un compañero que falleció a causa de unas dolencias cardíacas hace más de tres años y su espíritu todavía está en cada entrenamiento, calentamiento y partido. En las camisetas de calentar aparece serigrafiado ’13. Ismael siempre’ y, efectivamente, siempre está en el banquillo. Su camiseta siempre acompaña a sus compañeros en los partidos y su recuerdo les da fuerzas antes de cada pitido inicial. ‘1,2,3, Ismael’ gritan. No puede haber mayor motivación.

De hecho, no cabe duda que este duro varapalo les sirvió para ganar una actitud futbolística que trasciende de lo comúnmente visto. En ello se basan en el conjunto: Compromiso, actitud y aptitud. Sin embargo, lo que parece fácil no lo es tanto y el trabajo siempre tiene que estar detrás. Ese que no se ve pero que se siente por ejemplo en la tabla. Este trabajo es de muchos años ya que la base del conjunto, incluidos los entrenadores, van de la mano juntos desde alevines consiguiendo grandes logros. A la vista tienen otro que, además, disfrutarían ellos mismos ya que todo el equipo es de segundo año.

Sin embargo, el mayor éxito, además de luchar cada segundo por Ismael, está en la unión que mantienen todos a pesar de las dificultades en el fútbol base actual. Lo importante es que lo que consigan, lo hagan juntos, también con los lesionados, que este año han sido muchos. La suerte no les ha acompañado en este sentido con dos jugadores que han tenido, incluso, que ser operados y otros tantos que se han perdido encuentros por lesiones musculares.

Todos ellos, eso sí, empujan en la medida en que buenamente pueden. Ellos también hacen la presión y ayudan desde la grada al juego del equipo, que cambia en función del rival. Es la única manera de competir, adaptarse al tipo de partido. Por el resto, al equipo solo le queda agradecer la implicación de cada uno de ellos y cualquier ayuda externa, como la que aporta Castilla Gas con el material que les dona. 

La plantilla está formada por Pablo Brindas (portero); Arévalo, Sergio González, Aarón, Pepelu, Jorge Macías, Fernando, Sergio Sánchez y Óscar (defensas); David Coll, Luis, Diego Martín, Carlos Martín, David Jiménez, Pablo Hernández, Carlos Cornejo y Alberto (centrocampistas); Rubén y Ángel (delanteros); Alberto y Manuel Hernández (entrenadores).

Comentarios
Lo más