“La entrada de nuevos partidos va a complicar la vida dentro del Ayuntamiento”

“La entrada de nuevos partidos va a complicar la vida dentro del Ayuntamiento”

Agustín Sánchez de Vega no repetirá en la lista electoral del Partido Popular para el Ayuntamiento de Salamanca y decide, de mutuo acuerdo con el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, tomarse un periodo de descanso de la actividad política tras once intensos años de servicio público, desde que en julio de 2004 asumió la responsabilidad como Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca. En una entrevista concedida a SALAMANCA24HORAS, repasa su trayectoria política y ofrece su visión sobre los próximos comicios municipales en los que repetirá Mañueco como alcalde.

-Tras once intensos años dedicados al servicio público, ¿deja la política o solo abre un paréntesis en la misma?
-Ya lo he manifestado. Abro solo un paréntesis. La política ha estado unida a mí siempre, me he dedicado a ella y en ello seguiré pero vinculado ahora como profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Salamanca.

-¿Cuándo y por qué tomó esta decisión?
-La decisión de no presentarme a esta legislatura la tomé hace un tiempo. Pensaba que era el momento de volver a centrarme en la facultad y en la asignatura que imparto aunque durante estos once años he contado con dedicación a tiempo parcial. Además, consideraba que así el propio Alfonso Fernández Mañueco podría configurar con más libertad una lista propia.

-Ha ejercido sus responsabilidades como delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca y como primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento. ¿Cómo ha sido su gestión en ambos casos?
-Son cargos distintos y diferentes. En la delegación era la cabeza visible de la Junta de Castilla y León en Salamanca. Por tanto, eso me obligaba a tener mucha más presencia pública, a una mayor presencia y responsabilidad en la toma de decisiones y exigencias para la coordinación de servicios con el gobierno regional. En el Ayuntamiento mi papel era otro distinto. Mi presencia pública ha sido mucho menor, más en actos internos, pero también he participado de grandes decisiones y acuerdos.

-La crisis, ¿la ha hecho más difícil?
-La verdad es que en mi caso la dificultad no ha sido económica porque en casi todo lo que he hecho el coste ha sido absolutamente cero. El esfuerzo ha venido en el funcionamiento y en la puesta en marcha de proyectos en materia de turismo, salud pública, el registro único… Ha sido una gestión de impulso, de cercanía, de hacer posibles las cosas, de hablar con los alcaldes de los municipios de alrededor de Salamanca…

-Quizás, uno de los acuerdos o logros más importantes en su trayectoria, el pacto territorial con los municipios del alfoz para ofrecer entre todos servicios a los ciudadanos a menor coste.
-Fue una idea del Partido Popular y del alcalde de Salamanca. Se trata de una experiencia única y genuina en España que consistía en la firma de unos acuerdos con reciprocidad entre diez ayuntamientos. Fomentar ese pacto fue todo un éxito en la gestión de servicios públicos en común a menor coste. Fue un pacto en el que conseguimos poner de acuerdo a diez plenos y sus respectivos grupos con la dificultad que eso conlleva. Por otra parte, no solo eso, este acuerdo también ha permitido que hasta 5.000 escolares de la provincia participen en actividades y programas promovidos desde el Ayuntamiento de Salamanca.

-En tu última etapa como político también ha sido el enlace entre la administración local y la Universidad. Una institución que, por cierto, ha pedido abiertamente ayuda al Ayuntamiento y a Diputación porque considera que no pasa por un buen momento. En este sentido, ¿cómo ha sido su trabajo?
-Hemos pasado por un periodo económicamente difícil en todas las instituciones. Incluso nosotros, en el Ayuntamiento, hemos tenido que apretarnos el cinturón aunque hemos hecho una gran gestión logrando déficit y mejores cuentas de resultados. La Universidad, como institución, también lo ha tenido que hacer. No obstante, la de Salamanca, es una de las universidades que menos ha prescindido de profesorado y la gestión de la misma también ha sido muy favorable pudiendo sostener a prácticamente la totalidad de la plantilla. Hemos tenido y es imprescindible una colaboración intensa con la Universidad también impulsando la celebración de su octavo centenario aunque es el Gobierno a nivel nacional el que se debe implicar más en esta cuestión con una colaboración más activa. En nuestro caso, la adhesión a la llamada de la Universidad se traducirá en convenios para financiarla aportando cantidades que ya hemos aportado en otras ocasiones. No obstante, más que eso, a veces es mucho más importante la intención y las ganas de colaborar. Las relaciones con la Universidad de Salamanca han sido muy cercanas, cordiales y próximas. Desde el Ayuntamiento, por ejemplo, se han logrado firmar convenios en materia de investigación y desarrollo relacionados con aspectos de Policía Local.

-El actual alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, ha elogiado su trayectoria en política definiéndole como una persona responsable, con experiencia, leal y profesional. ¿Han sido sus máximas durante todos estos años?
-La verdad es que agradezco esos elogios enormemente porque a Alfonso lo conozco desde hace muchos años cuando fui su profesor de prácticas en la Facultad de Derecho. Somos amigos desde hace mucho tiempo. Fui delegado de la Junta de Castilla y León cuando él era secretario regional del partido y nuestro entendimiento ha sido siempre máximo. Él en mí tendrá siempre un apoyo como persona, que le ayudará en todo lo que pueda, y me imagino que por parte de él será lo mismo. Alfonso es buen amigo y buen alcalde. Lo ha demostrado durante estos cuatro años y nadie puede criticar que no se haya dedicado intensamente a la vida municipal. Ha hecho un trabajo y un esfuerzo extraordinario y un trabajo enorme por dedicarse a Salamanca. Estoy convencido que va a seguir siendo un buen alcalde.

-Ahora, no concurrirá con él a unas elecciones que se presumen interesantes por el surgimiento de nuevas formaciones y el auge de otras.
-Es lo que más rabia me da. Creo que el resultado que conseguimos en las elecciones municipales de 2011 es histórico. Ningún partido ha logrado 18 concejales como el PP. Son resultados extraordinarios y magníficos y me da pena el no poder estar en la próxima legislatura en la que parece que la cosa política va a estar más divertida. Se espera que entren otros partidos en el Ayuntamiento y en este tipo de situaciones me gustaría estar presente, pero ya lo estaré en otras ocasiones.

-Con ello, ¿afirma la pérdida de la mayoría absoluta del Partido Popular en Salamanca?
-Parece que las encuestas indican a que Mañueco vuelva a ganar por mayoría absoluta. No sabemos con qué identificación entrarán las marcas de Podemos o si entrarán los partidos de centro derecha o centro izquierda. Sea como sea, lo que sí va a complicar es la vida dentro del Ayuntamiento. En las comisiones y en los plenos habrá más información para dar por parte de los técnicos y habrá más preguntas, más dudas y más críticas.

-Con una lista que, por cierto, hay quienes dicen echar de menos a ‘pesos pesados’ del PP.
-Pienso que la lista del Partido Popular en Salamanca es atractiva y útil. Me parece que hay personas muy valiosas dentro de ella. El haber colocado en los primeros puestos de salida a varias personas que han estado colaborando intensamente con el actual alcalde durante estos últimos cuatro años es un acierto. El cuerpo principal sigue siendo parecido y ha funcionado con bastante eficacia, por lo que creo que igualmente funcionará los próximos cuatro años.

-¿Ves al Grupo Popular pactando con algún partido en el caso de que así sea necesario?
-No lo sé. Parece que los más cercanos, supuestamente, son Ciudadanos. Pero creo que el Partido Popular y Alfonso debería ganar las elecciones holgadamente. La lógica nos lleva a pensar en eso si fuera necesario en el ámbito municipal y nacional

-Al igual que el Partido Popular, los socialistas también repiten candidato a la alcaldía: Enrique Cabero. ¿Cómo valora su oposición durante estos años en el Ayuntamiento?
-Han sido una oposición leal, colaboradora, participativa y que ha servido para hacer propuestas. Eso es muy de agradecer por parte de todos porque ha sido una legislatura tranquila desde el punto de vista político. No ha habido disputas sin sentido, sin razón y con insultos.

-¿Debe ir encaminada la política por dar soluciones a los ciudadanos o por eliminar de momento la corrupción de los partidos? ¿Hay alguna fórmula para esto último
-Las dos cosas son totalmente compatibles y hay que hacer las dos. Hay que frenar esos casos de corrupción rápidamente porque nuestro sistema es correcto y no es incompatible con la mala utilización que hacen algunos con respecto de los mecanismos que ofrece la política. La política es dedicarse al ciudadano mejorando su calidad de vida y mejorando lo que tenemos. En cuanto a la cuestión sobre si hay alguna fórmula para frenar la corrupción de la política, no hay una sino muchas fórmulas. Por ejemplo, utilizar el ordenamiento jurídico como es debido en base al derecho penal, procesal y poco más. Las normas tienen que ser claras, rigurosas y seguras en su aplicación.

-¿Y para recuperar la confianza del ciudadano en la política y en los políticos?
-Eso es tremendo y creo que es lo más complicado de recomponer. La política pasa por un mal momento. Cuando me hacen esta pregunta siempre digo que la política es el intento de trabajar por el bien común aunque cada uno desde su perspectiva debe de hacer cosas y tomar sus decisiones. El problema es que va acompañada de un teatro donde la disputa política se tiene que exteriorizar. El personaje que se dedica a la política tiene que salir en los medios para que se le vea, etcétera. Cuando la política salta del teatro al circo ya no es política y hoy en día hay ciertas cosas que están haciendo que la política haya pasado al mundo del circo.

-Está de moda el término ‘político profesional’ ya que hay quienes apuestan por políticos de la calle y desde abajo. Se retira, ¿se considera un ‘político profesional’?
-En mi vida ha habido política por todos los lados. Por eso digo que seguiré en política y seguiré dedicándome al servicio público en la manera en que yo decida. Un profesor de ciencia política sabe qué es el poder, cómo se accede, cómo se logra y cómo se ejercita. Cuando me preguntan por Podemos y otros similares… Eso sí que son auténticos profesionales. Todo depende cómo utilicemos el término profesional.

Comentarios