Feria de Salamanca: Y Limo volvió a La Glorieta

Feria de Salamanca: Y Limo volvió a La Glorieta

 

 

GALERÍA DE FOTOS DE LOS TENDIDOS

Los tendidos estaban, como decía el Dúo Sacapuntas, pues llenos a rebosar. Y en ellos, las caras locales de todas las tardes y algunas más como Ramón Calderón y señora, en el tendido 7, quien siempre acude a La Glorieta a presenciar alguna corrida. Antes, a ver a Talavante, de quien es fiel seguidor desde los inicios, hoy a la corrida "estrella".

Los demás, todos de casa, salvo aficionados que llegan de otras provincias. No a lucirse, sino a disfrutar de los toros en tiempos tan complicados para la Fiesta. Pero en el callejón, buff, cómo estaba el callejón. Desde Óscar Chopera que se ha incorporado hoy a la Feria, por eso de Mendoza, hasta el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco en el de autoridades donde Bienve Mena seguía de anfitrión, y con la presencia –al fin se le ve por Salamanca- del diputado popular José Antonio Bermúdez de Castro.

Pero el callejón también acogió a toda una prole de gentes del toro, como Eduardo Gallo y su apoderado Lázaro Carmona, los Capea, padre e hijo, que lidiaban dos toros y era día de dejar su abono para invitados. Como Julián Guerra, y entró, junto al buenazo y educado de Jiménez Fortes –porvenir el de este joven malagueño-, por no decir de Rafa Sierra, no sabemos por qué, pero un habitual en este lugar con su puro cubano. Y quién más, pues figúrense quien estaba en La Glorieta, el gran Limo.

Limo, actual conductor de Manzanares, fue la mano que "le faltó" al llorado maestro Julio Robles. Limo hacía varios años que no venía a La Glorieta, su plaza, pero hoy ha vuelto. Y, como buen amigo, saludó a quienes fuimos y somos amigos y en su corazón, comentó, aún perviven aquellos recuerdos con el maestro Robles y mostró su alegría por la detención de esos "desalmados" que profanaron su tumba.

Comentarios
Lo más