La Asociación para la Defensa de los Animales cree que la norma del ibérico hará pasar hambre a los cerdos

La Asociación para la Defensa de los Animales cree que la norma del ibérico hará pasar hambre a los cerdos
La Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) ha hecho público a través de su página web que se ha dirigido al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, para manifestarle su preocupación por las consecuencias para el bienestar animal que pudiera tener la aplicación del RD 4/2004 sobre Norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico.

 

Este Real Decreto establece un etiquetado ‘ibérico’ que califica el producto según dos términos. El primero hace referencia a la alimentación y el entorno de cría. Así, establece las denominaciones ‘bellota’ para animales que han vivido en la dehesa y se han alimentado de sus productos naturales; ‘cebo de campo’ para ejemplares alimentados con piensos y que solo han estado al aire libre sus dos últimos meses y ‘cebo’ para aquellos alimentados con piensos y que siempre han vivido en naves de cría intensiva. El segundo término se refiere a la raza del animal distinguiendo ‘100% ibérico’, cuando el animal es genuinamente de raza ibérica e ‘ibérico’ para aquellos cruzados con otras razas de crecimiento y engorde rápido hasta un máximo del 50%.

 

Para ANDA este sistema “da lugar a equívocos”, ya que el 80% de lo que el consumidor compra como ibérico procede de su categoría más baja, cebo, es decir que el animal ni ha vivido en una dehesa ni se ha alimentado de productos naturales y, además, es solo mitad ibérico. "Desde el Ministerio nos dirán que cada término de la etiqueta está perfectamente definido y responde a unas condiciones concretas de cría y alimentación pero la verdad es que los ciudadanos no van al supermercado con el Real Decreto debajo del brazo y solo ven la palabra "ibérico" seguida de unas adjetivaciones difíciles de interpretar", precisó el portavoz de ANDA, Alberto Díez.

 

Además, ANDA está especialmente preocupada por otra consecuencia de la aplicación de este Real Decreto. Para el tipo cebo se permite el cruce con razas de crecimiento y engorde rápido. Estos animales deben sacrificarse con una edad mínima de 10 meses y al establecer un peso mínimo de 115 kilos, los mataderos van a exigir ese peso a los ganaderos por motivos de preferencias comerciales. Un animal cruzado, con 10 meses y alimentado de forma correcta, alcanza fácilmente los 140 kilos por lo que al ganadero solo le va a quedar una opción para reducir esos kilos: hacer pasar hambre al cerdo.
 
 
Comentarios