Inusual estabilidad en los ayuntamientos leoneses en el primer aniversario de las elecciones municipales

Inusual estabilidad en los ayuntamientos leoneses en el primer aniversario de las elecciones municipales

Este martes 24 de mayo se cumple un año desde que los leoneses depositaron sus votos en las urnas para elegir a sus alcaldes en los 211 municipios de la provincia de León, en una cita electoral que resultó precursora de los importantes cambios electorales de las generales con las que se cerró el año 2015 .

Sin embargo, pese a la importante fuerza con que llegaron a los consistorios partidos que amenazan el bipartidismo tradicional de PP y PSOE, en realidad el primer aniversario de esta nueva legislatura ha sido la mar de tranquilo.

Tal es así que sólo se han contabilizado dos cambios de Alcaldía en la provincia leonesa y en ambos casos por situaciones debidas a fatalidades personales. Los dos han afectado al Partido Socialista y ocurrieron en Villagatón-Brañuelas y Vegacervera.

En el primero de los casos, apenas unos pocos días después de vencer por octava vez consecutiva las elecciones, fallecía tras una larga enfermedadBenjamín Geijo, después de la friolera de 33 años como alcalde de Villagatón. Recogió el bastón de mando la segunda de la lista municipal, Carolina López, que se ha mostrado muy activa desde la comarca de La Cepeda en este tiempo.

Pero el caso más sonado, con diferencia, fue la inesperada muerte por causas naturales del no menos veterano alcalde de Vegacervera, que además era el portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de León: Luis Rodríguez Aller. Aller apareció muerto en su vehículo en la comarca de Los Oteros el 25 de enero de este año 2016 cuando se dirigía a practicar una de sus aficiones favoritas, la caza. En su lugar, la Alcaldía recayó en Antonio Lozano, que ejerce desde entonces dando relevo a un regidor que gobernaba con abrumadora mayoría desde 1991.

En este año, gracias en parte al llamado Paco Antitransfuguismo, el efecto tantas veces repetidos en León de los cambios bruscos de Alcaldía por mociones de censura, es decir, la unión de fuerzas de la oposición para desbancar al alcalde, apenas se ha reproducido. Un amago hubo, en el municipio también socialista de Santa Marina del Rey, pero el pacto entre los ediles de Ciudadanos, PP y UPL, este último que venía manteniendo a Francisco Javier Álvarez como regidor, acabó fracasando al no contar in extremis con el apoyo del PP provincial ni tampoco con el parabién de Ciudadanos, que acabaron expulsando de sus siglas a los protagonistas de la censura.

Por lo demás, calma política. Posiblemente debida al hecho de que 2015 ha sido uno de los años con más sobrecarga electoral, dado que el 20 de diciembre se celebraron lecciones a la Presidencia del Gobierno, y los partidos apenas se apearon de una campaña electoral que fue casi permanente.

Sin embargo, esa calma no ha impedido movimientos políticos dignos de mencionarse. En León capital, por ejemplo, apoyo tácito de Ciudadanos para la investidura de un PP de Antonio Silván en minoría tras el batacazo electoral del 24-M le permitió gobernar, sí. Pero a la hora de la verdad, los cuatro concejales de C's le ha dado la espalda por presiones sociales a algunos proyectos relevantes de Silván, destacando la marcha atrás en la enorme el subidón de precios del aparcamiento subterráneo del Hospital de León, que puso en armas a gran parte de la provincia; o en el 'gatillazo' del traslado el Conservatorio de Música de León a la 'barriga' del estadio de fútbol de la capital, proyecto auspiciado por la Junta de Castilla y León, que sacó a casi 3.000 leoneses a la calle.

Tras muchas negociaciones, el PP también ha apuntalado la Alcaldía de Villaquilambre en torno a la figura del popular Manuel García, abriendo la mano, casi con el aniversario de la Corporación encima, a que veteranos políticos como Lázaro García Bayón y otro compañero de UPL, así como otro ex edil de Ciudadanos, entren en el equipo de Gobierno para conseguir la ansiada mayoría absoluta, no sin polémica y sin incremento del gasto en sueldos.

Y parecido escenario se fraguó en Astorga, donde Pablo Peyuca ha pasado de hacer buenas migas con el alcalde popular Arsenio García a co-gobernar con el PP, consiguiendo el no menos 'popular' edil de PAL-UL ser teniente de alcalde. Similar movimiento que el que realizó en el tercer municipio de la provincia por número de habitantes, San Andrés del Rabanedo, la socialista María Eugenia Gancedo con el apoyo del edil del PAL Francisco J. Gómez, consiguiendo no la mayoría absoluta pero al menos cierta calma chicha que incluso le ha permitido aprobar los presupuestos seis años después del último.

Atrás quedan convulsas legislaturas en las que la provincia de León batía algunos récords de mociones de censura, con tensos cambios de Gobierno, como los protagonizados la pasada legislatura en Ponferrada, hoy en calma política por la mayoría del PP de Gloria Merayo y su acuerdo con Coalición por el Bierzo y la división entre la oposición, incapaz de fraguar un acuerdo que cuestiones las políticas popualres en la capital del Bierzo.

Comentarios
Lo más